domingo, 16 de marzo de 2014

DO YOU REMEMBER ... EL SOTERRANI ?

"El Soterrani" era un programa que Catalunya Radio emitió durante aproximadamente un lustro, embutido en toda la mitad de los 90 y conducido por Xavier Escuder, David Talleda e Ignasi Julià. Su horario, noche del sábado al domingo y durante un par de horas, era algo que tenía presente durante toda la maldita semana a fin de, llegado el momento y cinta musicassete en ristre, agenciarme un potosí de música rocanroleante (mayormente de esa "alternativa" antes de ser "indie") que provenía de un incontable número de bandas que, de otra manera, a ver cómo cojones hubiera conseguido escuchar en aquellos días... Y es que, sí, ya estaba el Ruta (con el que me enganché en sep/93 con aquella portada de los "Comics Horror Usa" -aunque el primer número que tuve fue el especial de jul/ago 92, con aquel portadón de los Sonic Youth encima de un coche de la pasma-), y además en su época de esplendor (nada que ver con lo de desde el coloreado cambio y hasta hoy y, en justicia, incluso un algo antes -aunque siga siendo de calle la mejor publicación de rock del país, de eso no me cabe duda, ni sombra de lo que fue... se lo prometo-). Pero, está claro, no es lo mismo "leer sobre" (aunque los textos fueran del mismo Julià o de su compinche Gonzalo) que "escuchar a"... Por ello, ni qué decir, ese programa es una de aquellas cosas de las que muy grato cariño albergo desde mis primeros años de "adultez". 

Todo esto, amén de particular homenaje o recordatorio de la casa, me vino esta semana a la almendra al juntarse por un lado el fantástico texto editado en el Exile por el amigo Johnny (el Cosmic Master) a colación del estreno noventero de los holandeses Bettie Serveert, y por otro el recuperar una serie de cintas (con imposibles collages en punta fina, y a modo "cover", de su humilde servidor que mejor se mantengan escondidos) que todavía persisten en casa de mi sra madre y en la que otrora fuera leonera guzzera... Curioso lo de aquellos días y los musicassetes... Los cedés eran algo más caros y lucían más (y a priori, que eso vendían, tenían que durar hasta el ragnarok y no se estropeaban tan fácilmente), pero en aquellos días de convivencia cassete-cedé (los vinilos entonces eran -de forma harto errónea y hasta, hoy está bien diáfano, estúpida- vistos como algo anacrónico y  "fuera de onda") el mundillo de "la cinta original" parecía tener los cuartos traseros a buen recaudo pues por un lado la cultura de walk-man seguía vigente (a pesar de los primeros disc-man), y por otro lado y con dicho formato, no tenías que comprarte el cedé más la cinta virgen para grabar el álbum y poder así escucharlo en el coche... Es cierto, para muchos hubo un momento (justo antes del apogeo digital total) en que las cintas originales tuvieron "su momento"... Qué recuerdos cuando en alguna de las visitas al nido materno me encuentro hoy con según qué (Carter USM, Childhood, Inspiral Carpets, compartiendo estantería con Mudhoney, Screaming Trees o Dinosaur Jr... interesante y variopìnto etc.). Pero la crema, claro, está en las cintas "no-originales", las grabadas... Y ahí las que conservo del programa de radio que hoy vengo a recordar son, sin duda mínima para mi, la joya coronera absoluta. Un pesar, eso sí: por gilipolleces adheridas a la juventú, hoy (todavía bastante joven pero con un par de décadas más en la chepa) me doy cuenta, no tuve la vista de grabar los programas tal cual (con los comentarios de su trío de presentadores y tal) y solo conservo el reverso musical del asunto (mediante aquella inolvidable "técnica" de darle al rec/pause con la mayor potra/habilidad posible en el momento clave). Muy mal jugado en mis cuentas.

(David Talleda, Xavier Escuder e Ignasi Julià : los tres jinetes del Soterrani)

Y es que era un todo... Escuchaba por vez primera (o segunda todo lo más) al grupo X o Y y con las cuatro perras de las que podía disponer en ese momento me encaminaba a la calle Tallers (o Condal, en aquel garito llamado 7" donde disponían de una selección escasa pero muy "del palo" que andaba buscando -recuerdo haberme agenciado ahí por ejemplo el "It's a shame about Ray" o el básico "Washing machine"-) con muy marcadas intenciones. En ese programa escuché por primera vez, si no ando errado, a los Teenage Fanclub (y a los BMX Bandits), los Guided by Voices o Pavement (ilustre etc), joder y  por poner ejemplos sonados de mis querencias, pero también algunas cosas que, aunque hoy semi u olvidadas del todo (al generalizar y sigan o no en activo), me alegraron alguna verbena cosa fina: Pond, Meanies, Leaving Trains, Archers of Loaf (tremendos), Guzzard, Red House Painters, Veruca Salt, Eleventh Dream Day (re-tremendos), Bettie Serveert... Y también, ahora pensando siquiera un algo, a los Pastels, The Chills, The Bats (por diox), Boo Radleys, Vic Chestnutt (por re-diox)... No acabaríamos, caray. Y todo ello sin olvidar la escena estatal, faltaría (aún recuerdo con cierto cariño el primer y único disco de los gaditanos Maddening Flames o aquellos altamente rescatables y madrileños Vancouvers -nuevo etc-). Además, no podría ser de otra manera, se regaba el asunto con especiales y jerigonzas varias que acababan de completar el círculo de inmejorable forma... Eran los últimos tiempos pre-internet, no estaba todo a un click y, visto en perspectiva, me gusta especialmente el haber recordado hoy este programa(zo) por el que gratitudes mil debo a sus hacedores (con sus tres cabezas visibles en primer término, cómo no). No cabe nostalgia, hay gente mucho más sabia y cuya memoria alcanza más lejos -y mejor- a puntapala en esto de la bloguería que la de su humilde servidor, pero eso sí: fueron guzz old times.

A modo despedida dejo (en dos partes) un programa del 97, especial de John Cale (aunque dando también espacio a martingalas varias). Y es en catalán, sí, pero del de la capital (que somos los que peor lo hablamos con diferencia, sin duda, pero también el más fácil de entender desde el castellano)... Puede que te valga la pena el esfuerzo. Y si no pues tan amigos, obviously.

miércoles, 12 de marzo de 2014

RECAUCHUTANDO DESDE EL EXILIO: #3. "Agitando algo de acción forever"

Recupero hoy el posteo que se marcara su humilde servidor el diciembre pasado en el Exile y en honor a la reedición vinilera que me llegó hace dos días de las germanias (cicatera total, dígase todo, de esas de vinilazo de medio kilo pero con la fundita blanca de papel y vas que te matas) del en este espacio SAGRADO "Shake some action" (1976) de los igualmente SAGRADOS Flamin' Groovies. Ha costado pero al fin uno de los discos más queridos de all the times por mis partes gira orgulloso a 33 rpm en Casa Guzz... Aleluya, incluso !


Hay un sueño recurrente entre muchos seguidores del mundillo este del rocanrol... Imaginarse una banda que sea tan magnífica y poderosa como las mejores, las realmente mejores, de la historia del medio y que, por contra, sea reducto de minorías que la abrazan vehementemente como un delicioso -pequeño/gran- secreto privado (aunque cada vez menos en estos tiempos tan weberos, está claro)... ¿Y cómo debiera sonar dicha y utópica formación?. A ver, necesita tener algo de los Fab4 (eso lo primero) y, perse, también de los del lenguatazo (eso lo que sigue y antes de mirar nada más allá)... Hombre, puestos a pedir, si se acuerdan también de los Byrds y hacen algún viraje sixtie-british hacia los Davies y demás pues ya fetén, claro. Ah, y un respeto a los mayores también (qué sin Chuck ni "Ricardín" o algún recuerdo al de Duluth -más exclusivísimo etc- no hay fiesta de corcheas que valga)... Todo ello, ni qué decir, supurando en todo momento autenticidad rocanrolera en su formato más básico y wild (que huela a garaje y "alta energía" en su forma más melódica y embrionaria para poder ser admirada por un potosí de formaciones ulteriores como la cult-band definitiva que resulta hasta el fin de los times)... Entonces, una amnea del sueño pasajera especialmente puta te hace perder compás, muy ligeramente (tampoco nos asustemos), en el respirar y te despiertas... Y es entonces, precisamente y oh my god, cuando te sobreviene la solución al silogismo de este párrafo en, curiosa y paradójica, forma de pregunta: "¿vuelvo a cerrar persianas o me levanto y me pongo a los Groovies?". Mejor buscamos la vertical y nos ponemos a los puñeteros Flamin' Groovies, cualquiera de su primer e insaltable media docena de discos, claro... que (con disculpas por el tan manido tópico) va a ser lo de "soñar despierto", en definitiva y qué narices, si en verdad (que no de boquilla) gusta esto del rocanrol.

Por supuesto que cualquiera de esos tres primeros discos de cualquiera de sus dos primeras etapas, hasta sumar la media docena mentada, me parecen la releche merengada. Tanto Loney como Wilson son unos cantantes repanocheantes del copón y, partiendo de ahí, ponerse a juguetear con lo de que primero eran más R'n'R old scholl y después, con su celebrada "reencarnación", viraron descaradamente hacia las formas de la british invasion (de una década antes) para perder pegada, o todo ello en viceversa, se me antoja una chocarrada absoluta y de las más gordas... Que en definitiva los Groovies son, ante todo, la criatura del Sr. Jordan (hombre/guitarrista de indudable, eterno e innegociable buen gusto), quede ello cristalino. ¿Y por qué no son más reconocidos, aún siéndolo y pues, este personal resultando  tan magníficos?... Pues fíjense uds que hoy tenemos respuesta a eso y todo:  los Flamin' Groovies son una descomunal banda de rock... formada, en cualquiera de sus alineaciones y primordial matiz, por unos recalcitrantes fans de las mejores y más inolvidables formas de ese mismo rock. Esto és: nunca cedieron en su condición de seguidores, de admiradores (ni entonces ni ahora lo hace tampoco Cyril con esos Magic Christian con los que anda liado en los últimos años), siendo prueba irrefutable de ello la holgada lista de ilustres covers con los que solían rematar sus tan nutritivos elepés. No les perdieron los cantos de sirena ni les dio el vértigo, siquiera entonces, cuando el mismo Jagger (con el mismísimo "sticky" recién embutido bajo el sobaco) dijo aquello de "hemos perdido la batalla a la hora de reinterpretar el blues" tras escuchar "Tennage head" en algún momento de 1971 (ahí queda eso)... Y entre todo ello, y tantas otras mandangas (y ahora sí), queda al fin lo de valorar lo que, por consenso más o menos establecido, resulta su más reconocible e indebatible masterpiece: "Shake some action". 


Aceleremos para no eternizar... Chris Wilson sustituye a Roy Loney y en algún momento hacia mitades de los 70's, manteniendo solo a Danny Mihm en las baquetas desde el line-up original, Cyril Jordan recoge los bártulos y se marcha hacia las inglaterras desde su querido SF. Ahí, contando con la ayuda de Dave Edmunds (casi nadie, y vaya lo de Rockpile como rápido ejemplo) y, es de cajones, manteniendo el nombre de la banda, aparece este discazo de padre y muy señor nuestro, justo un año antes de la conocida explosión punkie que se diera en el país de las chocolatinas de menta y la cerveza tibia. Yendo ya a los contenidos de "Shake some action",  pues ahí vamos con las consabidas y acojonantes covers aquí vertidas: "Let the boy rock’n’roll" (Lovin’ Spoonful), "Misery" (Beatles), "She said yeah" (Larry Williams), Don't you lie to me" (Berry) y "Sometimes" (Paul Revere & the Raiders), sin olvidar esa pieza de old blues tradicional (asignada a W.C. Hardy) titulada "St. Louis blues". Casi nada. Un curso express de blues añejo, baladas buddyhollyanas, acercamiento al tan necesario universo del Sr. Sebastian y su banda (los Lovin' Spoonful, la más british de las bandas yanquis de los good old sixties, siempre reivindicables hasta el hartazgo), rocanrol del más elevado copete con todos los galones del Rey Pato o el recuerdo para Mr. Williams y (faltaria) el encuentro con aquellos primeros escarabajos en su tan cruelmente breve reelectura aquí ubicable. Todo de diez y más, vaya... Hasta que nos enfrentamos a los ocho temas originales, claro. Que entonces todo pasa a ser, directamente, de quince mil... Te juro, si no conoces el disco (of course) que de hacerlo no te hace maldita la falta, que no es un "best of" más de los Beatles, los Beach Boys, Stones o Kinks lo que estás escuchando en "yes it's true", "please please girl", "i can't hide", "teenage confidential" o "i'll cry alone"... Cyril y cia compusieron y tocaron aquí esos temas/ambrosías por vez primera. En todo su esplendoroso y glorioso  anacronismo acorde a lo que entonces, que seguimos en el 76, se estilaba. Y es que siempre fueron a flagrante y orgullosa contracorriente, con un par (claro qué sí), y seguramente, por eso mismo, quienes les admiramos les queremos todavía un algo más si cabe. Por cierto, y para ir ya dando carpetazo al tema, que no pretendo obviar su icónico y más que adictivo tema de cabecera (seguramente algo así como su superhit) o la maravilla extraterrestre (por su manifiesta "bonitez extrema" sin mácula a encontrar) de "I saw her", pero no podría despedir este texto (claro qué no, ni intentándolo con toda las ganas e  intención) sin quitarme el sombrero por cojonésima ocasión en mi existencia ante la gigantesca y única "you tore me down". Una de mis cuatro o cinco canciones predilectas de todos los tiempos, con toda la pompa y  rimbombancia (pero también absoluta certeza) que ello implica. La melosa y preciosista lectura de los siempre bien hallados Yo La Tengo, por cierto, fue algo también deleitable a más no poder, sí, pero esos acordes en la original guitarra de Jordan me siguen resultando tan únicos y necesarios como el respirar. ¿"Obra maestra"? (que se dice y ya al fin)... Pues como poco a mi entender. Las derivas rockeras continentales ya hace tiempo que van poniendo las cosas en su sitio y, como hicieran (llegados sus respectivos momentos) por el sacrosanto banano velvetero, el "#1 record" o "Marquee moon", este "Shake some action" de los Flamin' Groovies se alza ya desde hace un relativo tiempo como lo que és: una de las citas insaltables de la historia rocanrolera toda ella. Así de burra es la cosa y tal cual se lo cuento, oigan... Shake it !

sábado, 8 de marzo de 2014

ESPECIAL EXILE : DÍA DE LA MUJER (The Guzzest Cut)

Para no ser menos que mis compañeros en el Exilio y a juego con el listado ahí hoy aparecido -8 de marzo Día de la Mujer y en homenaje precisamente a ello-, con el democrático recuento de votaciones de las seis personas que integran el lugar y los resultados a sustraer, dejo a continuación y a colación el ranking personal de su humilde servidor... Y todavía me doy de capones por haberme dejado a Bellrays pero, en cualquier caso, la vergüenza por el inexcusable descuido de la inmortal y genial Mrs. Simone me acompañará hasta el aliento postrero... Sea como fuere, así fue la apuesta guzzera para tan goloso rol, consistente en los discos favoritos del personal exiliado donde la voz cantante (sea a cara descubierta o formando parte de banda alguna) sea exclusivamente asunto mujeril :


01. Aretha Franklin - "Lady Soul" (1968)
02. Joni Mitchell - "Blue" (1971)
03. Aretha Franklin - " I Never Loved a Man the Way I Love You" (1967)
04. Patti Smith - "Horses" (1975) 
05. Etta James - "At Last !" (1961)
06. Pretenders -"Learning to crawl" (1984)  
07. Joni Mitchell - "Court and Spark" (1974)
08. Aretha Franklin - "Aretha now" (1968)
09. Blondie - "Blondie" (1976)
10. PJ Harvey - "Stories from the City, Stories from the Sea" (2000) 
11. Tracy Chapman - "Tracy Chapman" (1988)
12. Carole King - "Tapestry" (1971)
13. PJ Harvey - "Rid of Me" (1993)
14. Throwing Muses - "The Real Ramona" (1991)
15. Pretenders -"Pretenders" (1980)
16. Linda Rondstadt - "Heart Like a Wheel" (1974)
17. Patti Smith - "Easter" (1978)
18. Liz Phair - "Exile in Guyville" (1993)
19. Blondie - "Parallel Lines" (1978)
20. The Breeders - "Last Splash" (1993)