jueves, 15 de mayo de 2014

REIVINDISCABLE : "Is the actor happy ?" (Vic Chesnutt / 1995)


Cuando la injusticia golpea en tú ventana no la trates con cariño cual paloma, no... Denúnciala por hija de puta !!. Debiera ser llorado en ese funesto ranking no homologado de "músicos jóvenes desaparecidos prematuramente del último cuarto siglo" al nivel de Elliott, Kurt, Jeff, Amy, Shannon y demás lamentables pérdidas... pero no, no es que no lo conozca ni el tato pero rara vez encontramos citas o recordatorios para con él... Y que a nadie confunda el tópico (a veces tan cargante) del "artista maldito" que le acompañó ya en vida y acompañará forever, por su tan desgarrada historia personal... Este hombre (como Elliott) era un músico único, tremendo y con una serie de studio albums -de seguidilla además- del caerse de nalgas y lo hubiera sido igualmente aunque hubiera sido un príncipe babilónico de dos metros que meaba chorros de oro y cagaba puras perlas (con perdón por la vulgaridad, ok). Bienvenidos, o no, al mundo de Vic Chesnutt.

Y, está claro, con este "reivindiscado" de hoy estamos ante un nuevo caso de publicidad engañosa por parte del que suscribe pues es al artista a la postre, o toda ella su tan recomendable obra, al que se pretende recordar (y recomendar si procede )de forma nada disimulada... Puesto a darle bula al ovillo guzzero de turno, apunto también que en una de las últimas entradas del Exile explicaba que no me mola demasiado un tipo de entrada concreta que a veces te encuentras (a las que con todo el cariño resuelvo denominar "redacción de la vaca de vuelta al cole") y que consiste en, básicamente, enumerar el anecdotario de turno pasándolo a "palabras propias" sin más (a veces te encuentras crónicas de Woodstock en primera persona por parte de gente que aún tenía muchos años por delante antes de mejorar el planeta con su existencia)... sin incidir poco o nada en lo que a quien toque le suscita, le hace sentir la música (en este caso) a nivel personal... Sin embargo, ojo, tampoco se trata de llevarlo al extremo, creo es obvio se requiere una base para saber que narices se está diciendo/escribiendo pero, miren uds y en la tan modesta visión de uno, son los puntos de vista personales (y la manera de desarrollarlos -más allá incluso de lo bien/mal que se escriba o hasta del tema a tratar-) los que me hacen unos espacios y escribanos más admirados que otros aunque, al final, todo es el mismo barco y todo se agradece en mayor o menor grado y es digno de aprecio, ni qué decir. Y todo ese rollo (rollazo, en verdad) de gratis viene dado a fin de autoexcusarme de forma harto patillera con esto de hoy dado que, difícil de evitar, es complicado tratar a Chesnutt sin referirse a sus desgracias que tanto poso dejan en su discografía y manera de interpretar... Hablamos de alguien que se queda en una silla de ruedas (tras accidente de tráfico a mitades ochenteras) con unos veinte aprox. perdiendo toda movilidad en las piernas y en tres dedos de una mano, con su bipolaridad creciente, sus suicidas intentos (fatalmente resueltos el día de Navidad de hará un lustro en este presente 2014)... A colación de ello en vez de caer -más- en la (para mi) trampa que antes mentaba les recomiendo lean este artículo de El País de abril 2010, que resume y sintetiza el asunto mucho mejor que cualquiera de mis torpes palabros y diatribas varias... 


Queda claro que el de Athens era mucho más que el amigo de Stipe y la Hersh... Cuando le escucho cantar, con ese timbre tan concreto y ubicable, uno no puede dejar de pensar en parte en un imposible hijo perdido del propio Stipe y del mismísimo Zimmerman (tal cual) pero, sin embargo, a lo que más me recuerda (y muy marcadamente) es al gran y mejor Cat Stevens de "tillerman" y "teaser"... Dos discos fetiche es poco para mi. Esa mezcla de evidente tristeza en el tono y pseudochoteo sutilmente sugerido en la ejecución, con doble de contención para mayores inris, me remata sin remisión... No se quiere ejercer de "vende motos" tampoco, al tanto, y Vic no me llega al nivel de un Randy o un Elliott (cada uno en sus historias y maneras)... pero atendiendo que por un lado ese par de dos son "top intocable" para mi y por otro lo que coincido con lo anotado en el breve panegírico personal de Michael Stipe ("un grande"), de verdad se lo juro que en esta década de paso que llevamos donde aparecen "neogenios del folk" en tropel (y a cadencia semanal), un artista y songwriter tan denotadísimamente superior y acojonante como Chesnutt  no se haya erigido en genio -o poco menos- es algo que se me escapa por mucho... La de dios y más, en verdad. Vic huele y sabe a calma, a día soleado en el campo, a alumbrar recovecos oscuros de ánimos truncados/puteados... En fin, de gustar el par sugeridos, Nick, Bob, Van, el tito Neil más campestre y demás -tan  contados- megacracks me atrevo a afirmar que la decepción con Vic Chesnutt es muy  altamente improbable (del todo según lo entiendo). El "reivindiscado" de cabecera en cuestión es/sería mi favorito suyo, ese "Is the actor happy?" del 95 que descubrí en su momento gracias a cierto programa de radio que recordaba hace ya bastantes semanas... Disco este, para mí, digno de figurar en el Exile donde les emplazo en las próximas semanas para tal fin (ya pondré el enlace desde aquí cuando toque, sí, y perdonen las molestias... y la pirula, ya puestos). "Un grande" en resumen, sin duda y se reitera a modo cierre, que merece ser reconocido como tal.

lunes, 12 de mayo de 2014

CINE DE LOS 2000's : THIS IS ENGLAND (2006)


INTRO. En esta casa de siempre y entre mucha mandanga de a granel se tiene cierto mayor tirón por "el cine de antaño"... Esto es así. Aunque, ojo, procurando huir de elitismos de la pandereta, gafapastismo y tontuna modernera (etc). La cosa sencillamente estaría en que, obvio, me faltan varios huevos de cine -en su historia- por revisar y aunque, por pura lógica, en los medios establecidos varios debe regir la rabiosa actualidad a fin de vender la burra no és o no suele (por lo menos en exclusiva), por fortuna, así en esto de la blogosfera. En resumen: la historia y las pelis están ahí para disponer como apetezca... Ya nos hacemos algunos/muchos la hoja de ruta, gracias. Ahora bien, a fin de rebajar "agriedad" en esta su casa amiga (por el tono, por ese sistematico ningunear lo actual o relativamente reciente en favor de lo acuñado en mármol de los tiempos remotos -lo cual, se admite, no es justo porque las cosas tienen un recorrido en pos de la perspectiva real y tal-) y dado que, evidentemente, siempre se hará cine bueno, malo y regular con variantes y matices mil, me he propuesto, a pesar de la poca actividad que viene "luciendo" el blog en esta añada por el momento, que los próximos largometrajes a tratar aquí sean mayormente de esta nueva centuria de la cual, al tanto, ya llevamos casi tres lustros contantes y sonantes... "Cine de los 2000's", en efecto. Y algo absurdo si quieren, dado que ahí tienen las labels en lateral, pero conviene precisar que las pelis referidas en esta "sección", "martingala", "astracanada", "cosa", etc. son las que más me han agradado y con holgura en el lapso sugerido. Sin más, sin órden u concierto como es habitual aquí, empezamos con "This is England", trallazo del 2006 por la escuadra de Shane Meadows que, entre muchas otras cosas, es mi film británico del -ya no tan- nuevo milenio predilecto hasta día presente. Ah, y si alguien tiene el documental -vose- del año pasado firmado por este hombre a costa de los Stone Roses me lo diga, please. 

"SINOPSIS PRESTADA". Durante las vacaciones de verano de 1983, Shaun, (Thomas Turgoose), un niño solitario cuyo padre ha muerto en la guerra de Las Malvinas, es adoptado por un grupo de cabezas rapadas (skinheads). Con sus nuevos amigos, Shaun descubre las fiestas, su primer amor y las botas Dr. Martins. Uno de sus amigos es Combo un skin racista que acaba de salir de la cárcel.

A FAVOR (copiado y pegado por la curra desde este posteo propio de dic/2012). Ambientada en las inglaterras thacheristas y con el tema de las Malvinas a plena candencia, “This is England” és un drama tan duro (que a nadie despiste la edad del niño protagonista –brutal lo de este Thomas Turggose con su pinta del “mini yo” de Wayne Rooney- y la media de edad de casi todo el resto del cast) como nutritivo (por todas las bondades que propone este viaje del mentado niño protagonista hacia la realidad atravesando engaños y ambientes grises por doquier).El guión del propio realizador, Meadows, retrata de forma desgarrada y poco amable época y lugar con gran acierto, focalizándolo de manera especial en el movimiento juvenil de los skinheads de entonces y el encontronazo al chocar las ideologías de sus dos vertientes (la racista y la que no). Además las canciones de la soundtrack son brutales (U.K. Subs y los Specials entre otros) y tenemos a ese pedazo crack emergente que és Stephen Graham (el Capone de la básica serie de la HBO “Boardwalk Empire”) partiendo panas. MOMENTUM: la tensión (y mal rollo) de la nunca bastante aplaudida secuencia con el propio Graham y el chaval de origen jamaicano casi al final… Subrayado en fosforito entre las más mejores escenas del nuevo milenio sin debate a valer.

EN CONTRA. Que resulta innegable que hay un muy breve minutaje del film donde se baja pistonada. Inevitable, por otro lado. La exposición e inicio de desarrollo es de matrícula y la resolución, ya apuntada, de puro "cumlaudismo", de esta forma el "efecto montaña rusa" antes de encarar la traca final existe, sí. Pero, al tanto, se insiste en la brevedad de ello, una brevedad que, en verdad, no hace temblar la embarcación de forma realmente puteante en el más que satisfactorio montante final.  


CONCLUSIÓN. Gozada de película. Meadows logra una obra plena que destaca con luces propias en el cine -inglés o no- de la presente centuria. Véanlo sin dudar. Y si nos ponemos a hacer el cabrito, ya centrándonos en las british movies de los últimos tiempos, ya les digo que lo que alcanza este señor aquí, con esto, queda incalculablemente por encima de cualquier film de Ritchie (divertidos videoclips, en el mejor de los casos, que están bien, no hay nada malo en ello... pero que tampoco pasan de eso) o del cacareado Boyle... Para mí el gran mercachifle del cine de las últimas dos décadas de la mano con Shyamalan... Sí, hasta "Trainspotting" que tanto suele gustar y para mi parece un anuncio de esos del Clio Jasp de hace unos años (con su insufrible "guayismo joven" por montera) realizado por un fan de Tarantino que sale recién de la "facul", se lo regalo para uds forever... En fin, quien quiera planos de tres segundos salpicados o niños cegados, bebes muertos o diapositivas del caribe con Moby de fondo en pos del "oh" por montera,  ya sabe lo que le toca... A mi que me den "This is englands", porfa please. Muy recomendable, reitero por vez postrera y fin.

viernes, 2 de mayo de 2014

TRES LUSTROS SIN MORFINA


(You know: bajo, saxo, batería... Únicos, necesarios e inolvidables forever los puñeteros Morphine !)

Arrebuscando hace unas semanas por las cintas/tesoros que todavía atesoro en el nido materno en una de mis visitas dí con la grabación, ya casi olvidada (por otro lado y se admite), que me hicieran hace sus buenos años del "Yes" (1995) de Morphine. Por supuesto, ya bastante después y a medida se iban abriendo las nuevas vias de adquisición  hoy tan rutinarias, me hice con sus cinco studio albums y ahí, me rindo al sentir general, aunque todos sus discos me parecen disfrutables (y eso "meramente", o "en el peor de la casos") me destaca "Cure for Pain" (1993) con especial fulgor (10/10 en el Exile si es el menda quien hace la reseña, adelanto ya en primicia). Discazo sideral, un "clásico" ya, que se dice y según lo entiende uno. En fin, se espera hacerle justo homenaje aquí en breve a cualquiera de los dos elepés mentados hasta ahora en la entrada (que ok que uno es mi predilecto pero al tanto que el otro no ronda muy lejos, no, por aquello de ser el primero que tuve y que le tengo especial estima y tal) pero hoy ha sido cuando servidor se percata de casualidad que en dos meses, contando desde mañana, se alcanza la década y media desde la desdichada desaparición de su líder y cantante Mark Sandman en aquel bolo por tierras italianas... En fin, emplazo a todo cristo a esa entrada (sea en aquí o en el Exilio) que espero no tardaré en realizar y a modo homenaje, que es lo importante y lo que cuenta de esta entrada, ahí dejo el "Cure for Pain" íntegro y directamente desde el youtube (cortesía de un tal Mangus y gracias por ello). Y, por supuesto, escuchen siempre a Morphine de vez en cuando por los mismos clavos. Banda extremadamente particular y con una personalidad de muy difícil comparar... y sin guitarritas !