jueves, 5 de febrero de 2015

RECUERDA (1945)

INTRO. Si pensamos un misero segundo en que "alguien" fue capaz de firmar dos virguerías del calibre de "Recuerda" y "Encadenados" en un mismo año (y sin meternos en tema de "economías de guerra/post-guerra" -por pasta hubiera en "Casa Selznick"-) y que de ese año se cumplen, precisa y concretamente, las siete décadas en este presente 2015, la única conclusión que nos queda, o eso ocurre con quien suscribe al menos, es que las grandilocuencias vertidas y el loar en demasia a según que otras gentes, películas o, directamente, méritos (así a granel) deben de ir revisándose cada cuanto... Humildad, sí. Todos tenemos gustos, manías y debilidades (y al tanto que uno se reconoce muy esclavo de lo suyo en ese sentido, quizá demasiado -se admite-) pero... Sir Alfred de los cojones, vaya,y en uno de esos títulos más que recurrentes... Fin del misterio, no media más explicación. De hecho, recuerdo por enésima en el lugar, siempre consideraré al británico el punto intermedio más elevado a la hora de aunar crítica y público que se ha dado en el siglo de historia del que, más o menos, puede presumir de contar ya el medio. ¿"Recuerda"?... Ingrid y Gregory más salidos que los balcones (siempre el "elemento sátiro" que no falte) con el sofisma y leit motiv del psicoanálisis -ya tan al alza en aquellos tiempos entre las clases pudientes- a modo camuflaje y tal, una trama que a pesar de su desdenes muy puntuales no deja de ser relojería y, para la ocasión, el mismísimo Dalí de regalo. Y eso sin rascar, claro, que allá vamos...


SINOPSIS "PRESTADA". En el centro psiquiátrico donde trabaja la psicoanalista Constance Petersen (Ingrid Bergman), el Dr. Murchison (Leo G. Carroll) anuncia su retiro de la dirección, en cuyo reemplazo llegará el eminente Dr. y escritor Anthony Edwardes, a quien, justamente, Constance admira muchísimo aunque no le conoce... pero, el mismo día en que el joven y apuesto director (Gregory Peck) es presentado ante los directivos, la psicoanalista comenzará a observar signos de un oculto trauma en el nuevo personaje que, enseguida sabremos, también sufre de una grave amnesia

A FAVOR. Tiene todo el dinamismo y formalidad que debe esperarse de un "oldie" del Maestro y eso lo explica casi todo ya de por si. Se carga, sin disimular un ápice, todo a la chepa de la pareja protagonista (especialmente de la Bergman) y se les envuelve de un surtido de secundarios perfectamente construidos alrededor de, cómo no, una trama en modo creciente sin prisas ni pausas con los justos y perfectamente medidos highlights de tensión que se necesitan y requieren... El mejor en eso sin duda Hitchcock, nadie midió tan bien la impresión certera desde lo puramente cicatero (por lo menos en el cine tocante a los motivos acostumbrados del cineasta). No está Hermann aquí todavía, por cierto, pero las atribuciones musicales de Miklós Rózsa tampoco estarían mal precisamente... El intermezzo onírico a costa de la obra de la cacharrería mental de Dalí es de babero sin duda, que tambíen debía mentarse ello. Tenemos escenas en trenes, las secuencias en movimiento superpuesto sobre falso fondo de turno de turno, los chascarrillos inesperados que no falten, los mcguffins esos escondidos para la ocasión en unos diálogos en los que se pasa prácticamente del toqueteo previo al folleteo a la amenaza de sopapo burrero (todo por el ritmo, está claro)... Toda la parafernalia "hitchcockera" en definitiva. Tremenda pues y no veo a qué darle más vueltas aún en la seguridad de que hay todavía mucho en "Recuerda" que merecería ser destacado de forma expresa. Merece ser revisada con lapsos adecuados dando ya más que por obviada la recomendación expresa.


EN CONTRA. Implica cierto ejercicio de benevolencia lo recurrente (machacón en alguna ocasión, incluso) de todos los tópicos atados de base al mundo del psicoanálisis que aquí se dan, personificados principalmente en Constance -es de cajón-, pero es que, lógico, estamos a mediados de los 40, no en la actual era de la información del "todo a dos clicks"... El psicoanálisis era algo casi afín a la ciencia ficción para mucha gente, cuando no algo más propio de tahúres y landrús directamente, y el guión (basado en novela ajena) se retuerce sin compasión sobre ello... Seamos positivos pues perdonando lo poco que se hubiera podido limar el montante final rascando de aquí y de allá  y, particularmente creo, solo queda agradecer los pasajes tremendos que se hallan en "Recuerda" producto, a pesar de lo contradictorio, de ese persistente motivo que manda en el film desde el primer minuto del mismo y hasta el final... Bueno, todo eso, y lo admito: también estoy "en contra" de que el cabrito del Gregorio le carde un rosco a la grandiosa Dra. Ingrid ya en el minuto 20 de largometraje a la nada de haberse presentado su personaje... cabrón con suerte... Actorazo, por cierto y para mí (bastante más de lo que se le suele conceder), pero cabrón en definitiva.

CONCLUSIÓN. Ya había rodado aquí Hitch la que según los críticos y él mismo (visto ello recientemente en una entrevista sita en los 60's) fue su mejor film : "La sombra de una duda", además de "Rebeca"o "Sospecha" (por ejemplos), y gustos personales de quien sea al margen está claro que el hombre ya había dejado diáfano -y más- que lo que se dice "alguien" en la industria lo era y aún a pesar de la entonces tan alargada sombra del "esclavista" productor que le raptó del continente viejuno en los end 30's... Y por supuesto que Don Alfredo fue un niño prodigio hasta el punto de poder presumir de haber rodado el primer film sonoro en las britanias, por nuevo ejemplo. Sin embargo una de las cosas que más me fascina del arte de este genio es como logra volcar todas las enseñanzas previas, incluyendo las de su "erasmus" expresionista en la Alemania de tantos años atrás (sobretodo esas en realidad), para generar un estilo propio. Casi un género propio, de hecho.  Hitchcock se aleja del noir puro al que, por naturaleza y estilo previo, parece debe desembocar de forma lógica al llegar a "la meca"... Lo usa, lo utiliza de forma puntual en planos y secuencias concretas con una sabiduría intachable, sin duda. Pero, después y yendo mucho más allá de algo tan fácil o manido como "mago del suspense" y demás, le hace dar mil curvas de forma y estilo a sus films hasta lograr ese intangible que nos hace avistar una obra suya a la legua, sepamos o no previamente de su autoría. Pertenece "Recuerda" (como "Encadenados") a esa fase final en la que el Maestro acaba por cuajar del todo el cocido, su estilo/género propio y definitivo, lo que como amante del medio y su historia (y aún desde la mayor humildad y con todas las limitaciones a cuestas) me parece acojonante de narices... Y es que, sencillamente, emociona ver pasar al Don Alfredo de las últimas y mejores referencias que se marcó en su tierra natal a esto que vengo a exponer para, después, verlo explotar en los/sus gloriosos 50's donde el director era ya estrella (y pocas, por no decir ninguna, brillaba como la suya)  con toda la retahíla de genialidades a extraer y rematando por el delirio (el puro y definitivo orgasmo cinero -y aunque también le quedaran notables balas posteriores en recámara-) de los primeros 60's con Normans y pajarracos. Finalmente, ya en exclusiva sobre el film de hoy, solo reconocer que para mi las pasa "Spellbound" como bastante crudas para hacerse un hueco en el top-10 particular del genial Sir, pero (cómo no) entre las 15 está y, aunque no tenga que convecerles de nada -que bien lo saben pero déjenme cerrar "con estilo"-, por supuesto uno de los quince mejores films de Hitchcock es algo que, en efecto, se Recuerda...

GUZZTÓMETRO: 9/10

5 comentarios:

  1. Pues sí, Guzz, una gran película, a pesar (para mi gusto) de los decorados de Dalí. Muy de acuerdo con tus reflexiones, en especial con lo de "mago del suspense", una definición del arte de Hitchcock totalmente superficial.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con Dalí me ocurre algo bastante jodiente... Sin ser, ni intención de pasar como tal, un gran entendido en artes pictóricas (hombre, sé quién son Durero, Tintoretto o los hermanos Van Eyck, lo justo para tirarme el pisto con el trivial y poco más, vaya) lo cierto es que siempre me ha gustado y mucho lo ofrecido por ese artista en cuanto a su arte, así generalizando y sin entrar en detalles para no alargar. Esto es así. Pero, argh y por otro lado, detesto al personaje y mucho más allá de la antipatía inexplicable del que "cae gordo" sin más... Me parece un falsario y un tipo que engordó cuando la mayoría flaqueaba... No me extiendo, lo dejo en que le tengo mucha -mucha- manía... El colmo fue esos últimos años que nos lo vendían como el honorable "avi català" con barretina y todo cuando el cabrón se pasó medio siglo... Bueno, ahí lo dejo, sí y perdones. Un abrazo, Gonzalo.

      Eliminar
  2. Pongo por delante que Alfred es uno de los mas grandes sin posiblidad de discutirlo conmigo porque no aguantaría sin picarme como un infante, en lo que no estamos de acuerdo esta vez mi amigo es en este film, La Sombra, Rebeca (a pesar de Olivier) y en especial Encadenados son tan grandes que no hay numero de veces máximo para contar sus visionados, pero Recuerda no me gusta, la atractiva, eso si, pareja me parece pasada, en especial Gregorio, y el guión no me engancha, ademas el sueño decorado por Dalí no me gusta nada, me parece que no aporta el elemento que el maestro buscaba...que no me gusta leñe...y bien que me jode ser disconfore con la cantidad de coincidencias cinéfilas que usted y yo compartimos...bueno otra vez será. Ojalá con alguna otra de Alfredo.
    Un abrazo desde el puto frío.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mi es que el Gregorio me cae bastante bien, así de entrada. Y aquí aún estaba en proceso de "hacerse estrella" que aún no lo era (vaya como ejemplo que no se le ve el careto en los posters promocionales de la época). Estoy de acuerdo, no te pienses, en que "Recuerda" aun gustándome, y no poco, no alcanza del todo el nivel pleno de las otras que mencionas... Pero es que las que mencionas son la sal de la vida para el amante cinero o poco menos. No estamos a la par en este caso Addison (cosa no muy común en materia de celuloide, si) pero vamos a muerte con la veneración al genio de la papada que es lo que cuenta. Y, finalmente, te recomiendo el revisionado número cuarenta de Vertigo con especial hincapié al jersey verde de la Novak a contraluz a fin de entrar en calor... Infalible ! Y abrazo Mr. De Witt.

      Eliminar
    2. Querido Guzz, creo que el visionado 40 de Vertigo, si no lo he superado por ahi debo andar jajajaja. Es que la Novak este como este, jerseys o contraluces era una señora de mucho cuidado, aunque a mi en "El hombre del brazo de oro" de Otto es donde mas me pone.
      Y a mi tambien me cae majo Gregorio.
      Abrazo.

      Eliminar