viernes, 6 de marzo de 2015

1002 FILMS QUE DEBERÍAS VER ANTES DE QUE GUZZ TE MATE (16-20)

(Recuerden que de existir -que vuelve a  haber "pleno" hoy-  tienen la reseña de la casa del film que toque clickeando el título elegido)


16. El Gabinete del Dr. Caligari (Robert Wiene, 1920)
17. Anatomía de un asesinato (Otto Preminger, 1959)
18. La vida de Brian (Terry Jones, 1979)
19. Uno de los nuestros (Martin Scorsese, 1990)
20. Teléfono rojo. ¿Volamos hacia Moscú? (Stanley Kubrick, 1964)

4 comentarios:

  1. Querido Guzz: (dos puntos)
    Un tío mío decía que con buena pi... bien se jod...
    Pues eso, con cinco películas así el visionado culminado en goce y disfrute es coser y cantar (en esta otra expresión puedo prescindir de los puntos suspensivos ante la incapacidad del dicho de dañar meninges infantiles o prejuicios de los censores).
    Confieso que la de los Monty Python no la degusté hasta que la ví en BOS, pues la traducción echa a perder el film, por lo que me he quedado un poco estancado con este film.
    Pero amigo..."Anatomía..." es el santo grial de las pelis de juicios y Uno de los Nuestros una POM tan grande que un sábado por la mañana no se me ocurren palabras para describirla.
    El Gabinete del Dr, Caligari me la veo en video VHS (que la tengo con un par) este finde...
    Atentamente.
    Abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Pues sí Mr. De Witt. Vaya cuatro patas para una mesa... y nos sobra una para darle en la almendra a quien ose molestar ! Creo que podría ver "Anatomía" sin sonido, valga la blasfemia, solo para quedarme mirando a la Remick (y eso que, humildemente para mi y tal, ahí está el papel definitivo en la carrera de Jimmy, que no sería poca cosa). Obviando el resto de totemazos decir que, particularmente, el Gabinete me supuso uno de los momentos más felices que me ha brindado esto del cine... Me desvelo con unos trece o catorce, no más, enciendo la tele y empezaba en la 2... Me acojone tanto que todavía recuerdo la sensación, pero es que al mismo tiempo no podía dejar de mirar... Los ángulos imposibles, ese filo de lógica que te deja para poder seguir el entramado a pesar de lo retorcido... Ah, y Lang la dejó medio hecha pero se fue a hacer el Mabuse, que conste. Irrepetible como pocas cosas, tocando ya el siglo de vida. Casi nada y en definitiva. Abrazo guzzero Addison... Ah, y dejar en este caso una luz abierta no es de flojo, es feng-shui de ese, ojo, qué conste también !

    ResponderEliminar
  3. En efecto, que buenorra estaba la Remick, aunque yo me quedo con la Bracco. Películas necesarias las que mencionas, Guzz (aunque no he visto aún el ''Gabinete...''); acabo de ver las 5 primeras que conforman la lista, y aún no comprendo como no se te saturó el sistema ante tanta grandeza... El cine empieza y termina en ellas.

    ResponderEliminar
  4. Me incorporo a la altura de este tercer quinteto de títulos elegidos y, bueno, según mis preferencias me detendré en dos de ellos, empezando por "ANATOMÍA DE UN ASESINATO", ese pormenorizado y (en su día) polémico film de "juicio" en el que merced a un anguloso dibujo de personajes y circunstancias se nos suministran las suficientes zonas de sombra y luz para contrastar actitudes, posturas morales, dudas razonables, verdades y mentiras que terminan desembocando en una cínica y desarmante sorpresa final que nos hace reflexionar sobre la condición humana. Probablemente, la última gran pe­lícula de Preminger, que en sucesivas obras, mayormente superpro­ducciones, fue perdiendo virulencia y riqueza.
    El otro es "TELÉFONO ROJO...", en el que la lucidez y el incisivo talento de Kubrick quedaba de manifiesto una vez más en esta aterradora sátira en torno al peligro atómico y la recalcitrante locura que anima los actos del hombre cuando detenta el poder (no olvidemos el momento en que se rodó). Un apabullante virtuosismo técnico en la puesta en escena y una excelente dirección de actores vinieron a potenciar en grado sumo la verosimilitud y fuerza de las imágenes, contribuyendo así a la demoledora eficacia del discurso.
    Un saludo.

    ResponderEliminar