lunes, 7 de diciembre de 2015

OTIS, LA VIEJA EUROPE Y LOS HIJOS DE UTAH DEL "OLMIUSIC"

Me consta que ya parezco el hace bastantes años finado humorista gráfico Perich con sus exacerbadas chanzas (sin cuartel) a Perales, cambiando (eso si) el objetivo de mis ataques por la famosa web de caracter enciclopédico Allmusic y ese suyo ponderar las cosas -estrellitas de turno mediante- tan a la brava y ligera que me cruzo con no poca asiduidad en dicho lugar... Y es que a ver, vamos de cara y a por todas, lo de hoy ha sido muy strong y completamente inexcusable, brothers and sisters... ponerle 3 estrellitas sobre 5 al "Live in Europe" de Otis es para cagarse ya en algo muy seriamente  y tal (por lo menos en base a cuentas propias). Es de cinturón negro y siete dans en "merlucismo gratuito en pista indoor", y más allá...


Como ya es sabido por algunas buenas y malas gentes que me conocen para mi el más grande ever, el mejor cantante y mejor voz (y sea de soul, rock, death metal húngaro o techno-lambada acústica), será por siempre jamás su souledad Sam Cooke. Esto es así y en mis querencias no se le acerca dios o demonio en lo suyo (que es "cantar", básicamente). Pero ni tan siquiera un fan irredento y mal lechoso como quien suscribe puede, en las últimas, negar que hubieron unos pocos elegid@s que, en efecto, pueden sentarse a su mesa... O, si se prefiere, cuya comparación, y aunque comparación solo sea, no me deviene un insulto y falta de respeto galopante para con el hacedor de "A change is gonna come". Otis, como James o Aretha es uno de los casos más flagrantes. Evidentemente. Si, hasta para alguien que preso de su repelencia y biliosismo sin fronteras como el menda no deja (ni dejará) nunca de afirmar que buena parte del éxito de Redding pasa por el expolio desmedido -mayormente en sus inicios- al catálogo de Sam, resulta a la postre cristalino ello (además, conviene reparar en lo lógico del asunto por el  tan temprano óbito... que tampoco le dio tiempo a tanto, y la que lia igualmente el puñetero con el tan cruelmente breve del que dispuso). Es lo de siempre: lo tozudo de la puta y dura realidad, en resumido resumen. Porque este hombre que nos abandonó a unos tan tempranos veintiséis deja en la historia, y al entender propio, un vacio tan abismal que la lista entera de los cacareados y también finados con una añito más del rocanrol no acierta a llenar ni en su décima parte... Y me sabe especialmente mal por el tan admirado Jimi -por el que mato-, pero así (se insiste) lo siente uno. Bien, dicho todo eso, es cuando además les suelta servidor ahora que TODO lo de "esas gentes" (los mentados y algunos que otros más) que me he cruzado hasta fecha presente en "live mode" me sabe, infaliblemente, a puta ambrosía destilada en el alambique secreto de todo el maldito santoral al completo. No hay estrellas en el cielo para puntuar esos discos en directo... qué más que meros "discos" son documentos históricos por derecho propio, joder. Y, cómo no, "Live in Europe" de Otis, los cojones treintaitrés va a ser la excepción. 

La cover de los Stones no tiene desperdicio, y aunque más justita me parece la de los Fab-4 (lo cual, particularmente, me parece lo más lógico de la vida a poco se analice un mínimo) Mr. Redding sale airoso sin excesivos pesares o sudores.... Están "My girl" de Smokey y "Shake" de Sam atacadas con el delirio y/o la fuerza que corresponde a cada una. Esa "I can't turn you loose" por el amor de todo lo querible (y supongo va reparando todo dios, que por obviado lo dí, en los nombres de las canciones que aquí se vienen refiriendo o citando llegadas estas alturas)... La apertura con "Respect", el pandemonio de la despedida con "Try a little tenderness"... Escandaloso sin más. Y, claro, los pelos escarpiados ya del todo para su "These arms on mine" que ya hacen la colección completamente memorable y disfrutable a la par aún sin siquiera haber mentado todavía la puñetera "I've been loving..." de las narices. En fin, que "tres estrellitas" a esto, si, desde luego... Y después, sin ningún miramiento o pesar, te calzan cinco, pleno, a cada medianía/castaña neomilenaria  que es ello como para caerse de nalgas un mucho sino ya del todo... Por no ir a posibles ejemplos más humillantes/sangrantes, sres/sras de Allmusic: ¿de verdad que si algunos de los White Stripes o el estreno de las monas árticas son discos "five stars" para uds, el "Live in Europe" de Otis Redding se queda en three?... Ojo al tanto!, ¿qué es eso que parece se va volando por la ventana?... ¿es un pajaro?... ¿un avión?... No !... És su maldita credibilidad !! (desgraciaos, incluso).

Pd. Ya puestos, ni que sea por ser la última grabación, y aunque "live" sea, del gran músico en vida y aún aceptando que, como en tantas ocasiones, tengan el gusto ahí donde la espalda pierde su nombre mientras los pepinos amargan... no sé... un poco de respect, cariño o algo, ¿no? (y aunque de seguidillas ganara el inolvidable Otis la champions en post-mortem, como el Cid).


2 comentarios:

  1. Otis fue muy grande. postarral del copón, necesario además. Ese Try a little tendernes por decir una, es inalcanzable. Abrazos y que le den a esos hijos de utah (mu' bueno)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias Chals. Y creo que ya hemos comentado alguna vez las "lindeces" que se marca a veces el "todomusic" de marras pero, joder... Es que a veces se pasan demasiado (lo de que Lou Reed en solitario no tenga, según ellos, un solo puñetero disco "five stars" es excesivo a cualquier nivel). Otis es un gigante como bien pocos y esta obra -por ser directo y por ser suya- es algo más que otro disco para mi, se insiste... y ahora además no me queda otra que ponerme en breve los "Blues brothers" como cada vez que recuerdo "I can't turn you loose"... Es más fuerte que yo !
      Abrazo Chals !

      Eliminar