lunes, 7 de diciembre de 2015

"SHOOTENANNY !"... O EL LIBRO DE ESTILO DEFINITIVO DE Mr. EVERETT


Que en este antro se es fan, y mucho, del Sr. Mark Oliver Everett (que es lo mismo que decir Eels) es algo que ya se ha tocado en diversas ocasiones. Vaya por delante el especial que se le dedicara aquí tiempo ha (en el que debiera incluirse algún tipo de anexo por realizarse antes de su todavía última -y magnífica- referencia en estudio) y, por si poco resultase tamaño ladrillo, añado porqué sí la reseña que realizara servidor para el Exile SH Magazine (también hace un tiempo) del que por siempre será mi disco favorito suyo en particular y uno de los predilectos ever, y ya directamente,  firmado por quien quiera dios que toque al generalizar: el primordial e impagable "Electro-shock blues" de 1998.


Ello dicho y por otro lado, me ha parecido hoy, ya iba siendo hora de hacerle justícia en la casa al disco de cabecera de entrada. La razón más importante y significante de ello me resulta el que estamos ante su, y claramente en base a gustos propios, segunda mejor referencia. Para cerrar el podio, el top 3, me temo que más allá de los logros futuros que puedan darse, -los que nos pueda regalar Mark-, la pugna entre su castillo parido durante años y años de erosión creativa a fuego lento ("blinking lights") y la maravillosa fantasía pop-folk con ecos a la infancia del tercer disco con su desfilar de cascabeles y xilófonos ("daisies of the galaxy"), nunca me dejará en remanente un vencedor del todo claro... Ello (la tremenda enjundia de esos dos álbumes -y obviando aquí un considerable etc.-) sumado al nivel habitual, excelso, de nuestro mayormente barbudo prota de hoy cuya única bajada de pistón se encuentra en sus dos referencias del 2010 (especialmente en "tomorrow morning" donde, cómo no, se puede encontrar igualmente algún que otro tema de desbordante calidad), logra generarme siempre un mérito de "extra bonus deluxe que te cagas" llegada la hora de evaluar este "Shootenanny !" del 2003.

El gran comodín, activo y triunfo de éste, el quinto elepé de la saga, reside claramente en su férreo e intachable balanceo. Todo "lo de Eels" aparece en "Shootenanny !" de una u otra manera en su mejor y más cojonástica forma... Y, desde luego, se acercarán "Hombre lobo" o "Wonderful glorious" en el futuro (par de fistros insaltables, ni qué decir) pero solo aquí (al modesto, pero harto convencido para el caso, entender de uno) tenemos la destilación absoluta y clavada de lo que se intuía podía lograr Eels desde el primer, y ya casi monolítico, disco. Tiene este trabajo un inicio con la electricidad marciana heredada del inmediatamente anterior -y muy notable- "Souljacker",  con la dupla formada por el blues de manual, aunque falsamente arrastrado por desarrollo, de "All in a day's work" y (claro) el morrocotudo y adictivo single "Saturday morning", que no en vano fue la careta de presentación del álbum. Pero atención, que vuelve la fantasía melódica sin miramientos (y orquestación clásica y todo de ser menester) del primer y tercer disco con "The good old days", "Wrong about Bobby" y la final "Somebody loves you" (imbatible hat-trick !). Bombástico también el doblete  que se monta el tio con las emblemáticas y vivarachas "Rock hard times"y "Dirty girl"... Y mención aparte para "Lone wolf", una de mis canciones por siempre del barbas (que debió haber sido single y número uno hasta el infinito y beyond para quien suscribe), está claro. Y si para la reposada "Restraining order blues" vuelven fugazmente los pelos escarpiados del segundo disco en "Fashion awards" le da la consabida vuelta tuerquera de más con ese falsete que el canalla se saca del badajo. "Love of the loveless" (tremenda) y "Agony" siguen, a su vez, también con la linea de producción de "Souljacker" pero, en esta ocasión, por lo tocante a medios y lentos tiempos respectivamente (y mucho ojo al transcurrir de la segunda con ese final de peli "neilyoungera" con guitarra reverberante). Lo que, ya finalmente, nos deja en cueros y de cara ante la preciosa y desarmante desolación de una "Numbered days" que es una de mis tres canciones predilectas del artista... en el día que peor me cae. "Song of the life" absoluta de esas para mi en resumen postrero (y para no alargar ya más).


Y hasta aquí. Hasta aquí el vademecum definitivo (hasta que lo contrario se demuestre, al menos y como todo) del mundo "Everett/Eels" que oferta y consigue, más y mejor que nunca -recalco y reitero-, el cojonástico "Shootenanny !" de marras. Qué aproveche.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada