lunes, 1 de febrero de 2016

REIVINDISCABLE ("Hand it over" / DINOSAUR JR, 1997)


Es bien conocido, por los conocedores de la cochambra, que existen una serie de artistas que en esta casa dejan tan atrás lo de "recurrente" que el término se desvirtualiza por completo. Los "niños mimados", los "elegidos", "preferentes"... Elijan uds que yo me canso. Y si uno de dichos pájaros, para más inri, es noticia de actualidad rabiosa de esa o no (sea desde el mínimo susurro hasta la más rimbobante portada) pues, lógico, ya "pa qué"...  En el mundo del cine es complicado, si. El 90% (largo) de mis realizadores favoritos de la historia ya hace largos años que no están entre nosotros. Por contra, ay caray, el mundillo éste del rocanrol me sigue (y gracias mil sean dadas a quién toque) deparando alegrías sonadas de vez en cuando para con algunos de los/mis mentados "elegidos"... Para el caso de hoy:  Dinosaur Jr, mi banda favorita (por goleada exagerada y superioridad manifiesta, me atrevo a asegurarles ya a estas alturas  sin rubor medie) del último trío de décadas en la historia de su medio. La noticia en cuestión vendría siendo, por cierto y ya puestos, la afirmación de Barlow en cuanto a que ya podemos irnos preparando todos para un nuevo studio album de la histórica formación para este verano... Maravilloso, subidón tremendo y trempera absoluta. Otra cuestión es eso que explica de que quiere "experimentar con sintetizadores"... Cosa que ya han hecho alguna vez de manera más que esporádica con plausibles resultados pero que, en efecto, no sería precisamente lo que más caracteriza al sonido tipo del bicho en su muy ya larga singladura (y falta también que "su mascistad" diga la suya aquí, está claro). Ya veremos, con toda la impaciencia del cosmos (por lo menos en este tugurio),  que es lo qué pasa al final, vaya.


Sin embargo, tras todo lo explicado, reparo en que ello me da la excusa (y qué poco necesito para ello, si) para devolver a Dino Jr al primer plano de este espacio. Las opciones son numerosas, desde luego, pero para la ocasión me decido por "reivindiscar" su cojonuda última referencia, todavía noventera y antes de la neomilenaria -y tan nutritiva para el alma- Reunión del combo original, bajo la jurásica y célebre firma: el magnífico y muy recomendable "Hand it over" de 1997. Ojo con esto. 


Con Murph ya definitivamente fuera de los bombos, el otro dinosaurio original que quedaba, en beneficio de George Berz y con el fiel Mike Johnson a modo escudero (desde "Green mind" hasta éste disco de hoy el bajista de la banda -es fácil de recordar, el combo ha tenido dos bass guitars en su historia y si no es Lou Barlow es este tío-), J da continuidad al elepé infravalorado por anotonomasia de la formación. Aquel "Without a sound" (1994) que tantos palos recibe siempre el pobre y que a los fieles -para mayores rabias e iras- nos sabe a gloria putámica (algunos de los grandes momentos del Mascis en su vertiente folk-eléctrica se encuentran sumergidos en esa "neilyoungera" segunda cara -sin descuidar la maravilla que es "even you" cerrando la otra- para la que no hay cochino dinero y que acaba cerrando un trabajo que va mucho más allá del relativo éxito de la relativamente famosa "Feel the pain"). Y, al tanto, que no contento con ello (solamente), el tipo se marcaba a modo acompañamiento para la edición del nuevo álbum un single a lo Beach Boys, "Take a run at the sun", cantado en innegociable falsete y que forma parte de la soundtrack del film de Alison Anders "Grace of my heart"... Film infumable, a mi humilde entender, si, pero esas escenas en que aparecen como banda de acompañamiento de Matt Dilon el propio Mascis y los cachondos mentales de los McDonald bros de los tan admirados Redd Kross, valen su peso en oro y platino... O no, porque tampoco es que se luzcan... pero tiene su coña (qué narices). En fin, todo un "mini-hit" (en su momento) dicho pastiche surfero de nuestro melenudo protagonista principal. Y una vez relatado ello ya toca, en efecto y finalmente, ocuparnos del cojonudo tracklist de éste "Hand it over"...

Y desde ya la primera escucha, y todo un qué recordar esa sensación pasados casi veinte años (agenciado que fue en su momento en cassete el fistro... de importación y por el que me cobraron hasta el ojete del vecino), queda claro que Mascis va a por todas y sin mirar atrás. Los cuatro primeros temas son tres singles altamente potenciales (los tres de arranque) y otro de facto (el que sigue). Así el encontronazo entre los Wilson y Crazy Horse de la inicial "I don't think" junta (de nuevo) melodía en falsete en "J mode" con rabiosas guitarras que, sin aventurarse en solos épicos marca de la casa esta vez, apenas dejan de rugir y retorcerse sobre si mismas. Tras ello la harto bonita "Never bought it", con su querido mellotron que a veces le da por utilizar (piel de corral eterna con "Thumb", a modo inolvidable ejemplo)  que se desdobla brevemente en una reverberante guitarra, que nos devuelve fugazmente al glorioso "Where you been", para regresar de nuevo al final a modo broche... Un pesar, eso si: ésta tenía que ser más larga, coño Joseph... "Nothin's goin' on" es un trallazo jurásico, directo al coxis y sin contemplaciones, no exento de melodía a pesar de su furibunda y obvia electricidad (esa distorsión al aire antes de entrar por última vez al estribillo y de la conclusión es puro paroxismo "mascisero" en su vertiente más inmediata). Lo que nos hace llegar hasta la trompetera y emblemática (y tan adictiva) "I'm insane" con ese estribillo que es el subidón padre y que acaba por configurar uno de los sencillos más putámicos de tan tremebundo músico/grupo... "Now gonna go away... I know you're somewhere, I'm Insaaaaane"...  Sin y a qué más. El gran problema para la tan sulfúrica de arrancada "Can't we move this" (de nuevo en falsete), por su parte, es ir embutida entre los dos picos más elevados del castillo... Y muy craso error ningunearla, ni qué decir. Dejando de lado el octanaje que se gasta la cabrona tenemos un  organístico fondo que va sofocando el tema y que nos devuelve de nuevo, y aunque a modo eco lejano sea, a su tremenda referencia de 1993. Aunque media comprensión...  Ya está aquí "Alone", si. Desoladora, brutal, con una de las guitarras más sobrecogedoras del melenudo golfista amateur en toda su carrera y consciente perfectamente de la animalada que es ello (afirmar tal cosa, me refiero)... Muy "neil" además, está claro (otra cosa es que para encontrarte algo  de este calibre por parte del Maestro hay que ir tan atrás en el tiempo que el tema asusta). Seguramente envalentonado tras su cojonástica revisión del "Maggot brain" de Funkadelic para el disco de Mike Watt de un par de años atrás, Mascis (con  unas formas similares a aquella)  deja realizado aquí para los restos un descenso a los infiernos que encierra a su vez uno de los momentos más álgidos e incontestables de su arte y obra. Tal cual y a qué más vueltas.


Para descongestionar de la barbaridad que cierra la primera parte, la segunda se abre con la mucho más decibélicamente amable "Sure not over you" y que (a pesar de alguna tímida subida para el estribillo) nos retorna a esos mentados momentos más reposados del disco que antecede. Fetén, ni qué decir, para los que comulgamos sin reservas con este hombre en dichos ropajes (también). "Loaded" es, a su vez, una de las "tapadas" más clamorosamente tremendas de éste "Hand it over". Medio tiempo con unos juegos guitarriles del caerse subrayando su también candorosa, en primer término, melodía de base. Si este disco, "discarral" en propiedad, te atrapa es de las que te puede derrotar y mucho en la erosión... avisado/s queda/n ud/s. Y cuando parece que este disco ya lo ha "dicho todo", pues nada... Unos cojones, que se dice en jerga técnica... "Mick" es tan sencilla de primeras como magnífica en su desarrollo donde, de nuevo, al tío le da por darle vueltas al guiso hasta su cuajar final e inevitable. Y admito que mi visión puede resultar nublada a alguien por aquello de su "incondicional" (para nada disimulada, justo lo contrario) premisa, pero de verdad que este tema me parece pura "orfebrería masciense". La manera como va implementando recursos, como va jugueteando con la canción o, más fácil y sintético, como la trabaja en definitiva, es algo que aplaudir y mucho. Sin darle más vueltas tampoco a esto. En contraste, "I know yer insane" (complementaria a la otra "insane" de la 1st side) casi es el single que no fue y que encontramos aquí, de cualquier manera, casi a punto de cerrar persianas. Estupenda es poco o nada en este caso. Calmada en su transcurrir, asciende lo indecible con esa guitarra de un  estribillo que podría durar el triple tan ricamente y para mayor solaz de todo dios... En verdad y nuevamente, si hubiera durado un pelín más esta track tampoco se nos acaba el mundo J, so puñetero... Y lo cierto es que nunca he sabido explicar muy bien como la acústica por entero y tan breve "Gettin' rough" se las apaña siempre para acabar en mis pupurrís caseros de la banda... Será por lo del banjo o algo. A aquellos que hayan descubierto la vertiente folkie de J Mascis con sus dos últimas recomendables referencias en solitario les va a gustar y no poco. No es debatible ello. Para dar carpetazo final, ya del todo, a tan suculento botín el tipo tira de la arrastrada psicodelia folk, con reverberaciones eléctricas a traición de la buena, para la sugerente "Gotta know" que, de alguna manera, da la bienvenida a la que será su próxima aventura post-banda madre (aquello de J Mascis+The Fog con gentes del calibre de Robert Pollard o Kevin Shields y que, independientemente de como se llamara el asunto, no dejan de ser dos discos "dinosáuricos" más para la saca en definitiva -a poco se preste una mínima atención- y donde encontramos alguna que otra pieza con similar pelaje a ésta). A modo fugaz despedida, por mis partes, solo recalcar por enésima (y desde la humildad y tal) que la colección "mascisera/dinosáurica" sin "Hand it over" no es una posibilidad. Esto es así. Y punto  jurásico. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada