jueves, 4 de febrero de 2016

TRENES RIGUROSAMENTE VIGILADOS (1966)


INTRO. Toda una joya, sin diminutivo a valer, del cine europeo y mundial sixtie (y no sixtie también). Pensar en que este film, como tantas veces ha ocurrido por desgracia, persiste en la memoria colectiva gracias a su Premio de la Academia (mejor film extranjero en 1967) lo que, no vale engañarse, le ha supuesto una cierta ("existente", al menos) periódica difusión en los medios domésticos, genera cierta amargura... (al pensar, mayormente, en las referencias de semejante guisa o sino tan magnífica como esto que hoy nos ocupa -quizá- si al menos notable, que no gozan de tanta dicha para con la historia más aceptada/global del medio y que, es de fácil suponer, nos hemos podido perder). Seguramente, a nivel de frivolidad personal y de cara a nuestras latitudes, ese adverbiar el título (el adverbio crea ya de premisa inicial la secuencia y la secuencia expectativa -viejo y siempre bienvenido "truco", si-) también ayuda a vender el asunto. Sea como fuere, estamos ante un largometraje tan referencial como seminal (muchos ecos en el cine -mayormente europeo, obvio- posterior encontraremos desde él) y que puso en el mapa al siempre interesante y reputado (si si, se puede ser "reputado" sin "hacerse las américas" en esto del cine, no está prohibido y este señor es un ejemplo más) realizador Jirí Menzel, desde ya éste, su primer film como director único y principal. Guionizada a cuatro manos con el autor de la novela (muy reciente al estrenarse la película -película que no llegó a España hasta los primeros ochenta, ya puestos-) Bohumil Harabal, se sirve clara y descaradamente de la visión original de su hacedor lo que enriquece el montante final lo impagable y más allá... Todos los aspectos que cubre la obra, desde la más chusquera comedia doméstica hasta el drama más desgarrado y pasando por el romance e iniciacion sexual del protagonista (y más allá del insaltable "retrato de tiempos y épocas" que contextualiza todo desde el fondo para pasar o salir del primer plano según convenga), tienen cabida en sus tan precisos noventa minutos de metraje donde no encontraremos sobras ni añadidos. 


"SINOPSIS PRESTADA".  Ambientada durante la ocupación Nazi de Checoslovaquia, relata la vida de Milos, un joven funcionario de los ferrocarriles checos que carga con el karma de una genealogía de perdedores y desgraciados que han escapado heroicamente al modelo de vida de un hombre responsable a base de trampas y otras artimañas. Milos trabaja en la estación de trenes local junto al mujeriego Hubicka, al demente e hipócrita jefe de estación Zednicek, y a la bella telegrafista Zdenka. El colaboracionista director de los ferrocarriles del pueblo les encarga la misión de proteger ciertos trenes estratégicos, indispensables para los planes de dominación del Führer en Europa central. Milos verá ahí la oportunidad de escapar a la maldición de los varones de su familia que no han sido nunca verdaderos hombres. Pero nuestro protagonista tiene un gran problema: no puede satisfacer los deseos de su novia Masa. De este modo, no se puede concentrar en la misión que le han encargado, ni podrá convencer al mundo de un valor desconocido hasta el momento en su familia. 


A FAVOR. El concepto inventado, aunque usado en algunos foros, "dramedia" puede acudir a más de uno/a con este film. Desde los bandazos de género de algo todavía reciente como "La vida es bella" o aquella ya neomilenaria "Competencia desleal"  del recientemente desaparecido Ettore Scola , hasta los imposibles retratos familiares de Kusturica o (yendo en sentido contrario en cronologías) la elegante fotografía b/n de algunos maestros europeos concretos del pasado siglo, todo o mucho queda estampado en estos "Trenes" en mayor o menor grado. Se entiende desde ahí, más claramente que nada, su repercusión en la singladura del medio... Estamos, en efecto, ante una de esas obras que recoge mucho de lo mejor habido y lo sabe (talento mediante) propulsar a lo que vendrá en un aspecto que va más allá de lo meramente expositivo... No se malinterprete, es una obra muy fácil y hasta amable de ver, pero es también una obra que no se muestra en absoluto cicatera en sus distintos, y a veces contrarios, niveles que no duda en llevar al extremo si es menester, haciéndose notar y mucho -repito- con esto la presencia del novelista en el resultado final (la comedia es muy cómica y el drama muy dramático aquí, para hacerlo más fácil). El jefe de estación Max con sus palomas, el salido de Hubicka o el turbio (y nazi) Zednicek, son los principales secundarios (valga la contrariedad) más allá de lo evidente de Masa como novia de, y que es de cajón destacarlo, éste Václav Neckár que hace de su pipiolo Milos un papel a rememorar hasta el fin con su cara de empanado perenne que va matizándose en expresividad e intención hasta un final de esos que, al menos para los que comulgamos, no olvidaremos nunca. En fin, película de roles y "actores" -casi teatral por momentos- intachables (hasta icónicos, según cómo), con un guión de más que armado cemento (por todo lo ya explicado al respective) y una fotografía que hace virtud de sus limitaciones (recordemos que estamos ante una opera prima -por lo menos de facto- y algo bastante alejado de los que se considera una "gran producción de medios") integrándolo en lo árido o lo cotidiano según se necesite. Vamos, y menos rollo, si no la han visto ya tardan de gustar esto del cine y, mayormente, su historia. 


EN CONTRA. Particularmente su final me parece intachable y memorable de pleno... Pero entiendo, sin ningún tipo de condescendencia y/o repelencia a valer,  que si alguien se pasa de rosca en poca predisposición o, al revés, en demasiada inmersión (los dos extremos: los que se lo encuentran y lo verán por accidente y, por contra, los que se puedan zambullir en exceso en la historia y hacer "demasiado suyo" a según que personaje), el asunto puede epatar un algo... O un mucho, según afectismos y las mentadas "inmersiones". Eso si, yo no le toseré nunca nada a este film, siquiera a esos exteriores parcialmente  desenfocados que a veces se cruzan por ahí. Quede claro.


CONCLUSIÓN. Muy recomendable film sin cortapisa que valga. Menzel define perfectamente los dos pilares que sustentan la historia (el romance entre Milos y Masa y la contextualización "nazi" del donde y el cuando, con todos los derivados directos de ambas dos cosas) y desde ahí se dedica a dibujar personajes y situaciones con una definición de puro aplauso. Muchos premios que se llevó con plena justicia esta película, está claro... incluyendo el mentado Oscar que el gobierno de su país -entonces sin escindir todavía- le mandó devolver por los pasajes que retratan la sumisión del susodicho al regimen nazi... A lo que el cineasta les dejó bien claro que se buscasen un buen sillón de oreja (por la espera eterna y tal) pagando, a posteri y por ello, una difusión inexistente de su obra en "casa propia" durante no pocos años. Ni qué decir, esto no ha sido óbice a la postre para que dicha obra (y arte) se haya manisfetado  con encomiable proporción de aciertos y en verdad, con el tiempo, no ha hecho sino acrecentar su consideración como artista y/o ente creativo por los cojones e integridad que se derivan del tema. Y finalmente, tras la historieta, recalcar una última vez (que es lo importante en definitiva) que estamos ante una película realmente buena (pero buena de narices, si) y que, para mi al menos, deja bastante atrás lo del meramente "recomendable". Si no la han visto pongan (y pónganlo ayer) a Milos en su vida, vaya.

GUZZTÓMETRO: 10 / 10

3 comentarios:

  1. Me suena haberla visto hace muchissimo en un festuval universitario ... y desde luego ya ni la recordaba pero visto lo visto habra que buscarla por ahi ( cada ev mas dificil ) .

    ResponderEliminar
  2. No te lo vas a creer, Guzz, pero no la he visto (y mira que he leído y bien de ella). A ver si lo hago en breve.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Desde que la pusiste en el caralibro estoy deseando volver a verla pero no la localizo, ya no estoy seguro sí la tenía en dvd. Voy a pedírsela a mi prima. Obra maestra.

    ResponderEliminar