jueves, 26 de mayo de 2016

ABOUT... ELVIS COSTELLO

Pues mire usté, toca hoy el "about" de mi músico de "isla desierta". Desde ni me acuerdo y tal cual de burra y flagrante es la cosa. Desde ahí, le puedo poner todo el azúcar y sal que quiera, darle vueltas y meneos al tema un par de ciclos lunares o, por qué no, liarme a repartir asteriscos (a posteriori) en el texto con puñetillas mil, etc... Pero, caray, al final volveré siempre una y otra vez a la primera frase. Esto es así y ni se quiere ni se puede evitar. ¿Y por qué Costello?. A veces, muy de vez en cuando, trato de sintetizar la razón, el motivo de tan tajante e imbatible devoción. Y más con un músico éste que, para más narices, puede alejarse tanto y tantísimo a veces de mi inercia natural en las querencias personales . Ejemplo: mi banda predilecta por goleada irremontable en el último trío de décadas son Dinosaur Jr (nuevo disco en agosto y espero se lo agencie todo dios que su felicidad rockera está en juego) y, ni qué decir, MacManus tiene poco tirando a nada que ver con ello...  o a no ser que practiquemos un enfermizamente asertivo ejercicio de curvas hasta que se encuentren de forma inesperada y bajo el inconmesurable contexto/crisol de la historia rocanrolera toda ella (que, y como casi siempre, seguro aparece el cabrón de Dylan haciendo de, insospechado a priori, gancho del todo en algún momento... Dylan-Byrds-Lowe-Costello y/o Dylan-Young-Hüsker Dü-Dinosaur Jr... y ahí lo tienen más o menos).


También es verdad que, y también a veces, me invade la mosca cojonera del pensar algo en la dirección de: "y no será que me he acomodado en mis gustos con los años y como éste tío tiene un bagaje y variedad de palos que -básicamente- mola la de dios, amén de tener el consenso casi total de la parroquia rockera-añeja más exigente, pues mira, en resumen y por pura vanidad y tal... ya me está bien quedarme con el gafotas de marras como super-mega ídolo total del tinglao este de las guitarritas"... Bueno, -para no alargar más de lo que todo apunta se alargará esto-, eso se me acaba al escucharle ni que sea coger aire al puñetero y, por ende, lo descarto desde ya. 


Por supuesto, lo lógico de reconocer que ni es el mejor ni el más importante. Uno de los grandes si, y ya desde hace un tiempo que está más que claro (al contemplar su obra, a día presente, me resulta indebatible que ha vapuleado sin compasión a todos sus compañeros de promoción uno/s tras otro/s a excepción de Waits -que es "el otro" que puede sentarse en la mesa de los más grandes siendo más o menos posterior a ellos en cronologías, sin duda, aunque puestos a limar del todo y en propiedad empezó unos pocos de años antes-). Para mi a la mejor voz que existirá jamás en el rock, el soul, la polka o la ciberchatunga la mataron a tiros en un hotelucho de mala muerte por allá el 64 (la capacidad de transmitir emociones de "su souledad" Cooke és y será inalcanzable por nadie para mi y fin -mi Elvis Presley, vaya-); no puedo encontrar a nadie que me haya hecho tanta compañía en las escuchas domésticas como Reed y esto también es tal cual; desde ya hace algunos años tengo en el sinpar señor Randy Newman a mi superhéroe definitivo en lo que a songwritters pertoca... y no acabaríamos: la clase de historia en sesión continua de Zimmerman que todo hace y todo lo puede, la emoción electrificada hasta el puro llanto de Neil,  la adictiva y tan preciosa tristeza de los Drake o Elliott (si si, a ese nivel lo tengo), los mejores fuegos artificiales nunca vistos en este rincón de la realidad conocida por parte del aún llorándose Bowie, los veintisiete arpegios por verso en la voz que te casca Joni,  o el sentimiento que el gran Otis podía hacer aflorar desde cualquier composición, faltaría pluses... lo dicho, que no acabaríamos, porque la lista de los que servidor considera "los grandes" es demasiado complicado de acabar de perfilar plenamente y a colación, fijarse, tan siquiera he mentado a banda alguna (con los que firman solateras ya me ha sobrado para el desfile de tótems)... Y, volvamos ahora, ¿por qué -entonces- Costello?. La explicación que hoy por hoy más me convence y agrada en siguientes párrafos.

En lo formal, Costello tiene un registro de esos más o menos rasgados y/o canallas que me llevan siempre de huertos (Mike Scott y Westerberg son dos de mis cantantes favoritos como rápidos ejemplos recurrentes) teniendo además la capacidad -el muy cabrón- de desdoblarlo en algo que de tan dulce salpica mermeladas (Brian Wilson y Macca son dos de mis...). Pero yendo más allá de eso, -su impagable pericia como cantante e intérprete lo vamos a dejar en la carpeta de "obvios" en esta ocasión-, se me ocurre una razón que, al final, es la última de todas: Costello me parece el cantante más clara y netamente "humano" que existe. Y de ahí, o eso creo, mi debilidad tan sentía... Detesto, odio incluso a veces con toda la mezquindad que integra, a los "udoses", "bon chonis" y "colplais" de este mundo... Músicos que considero como algo simple y llanamente falsarios y -sobretodo- "expositivos" sin más (con su emoción tan grotescamente fingida y con su armazón de mentira... espoleados siempre por la ambición sin límite por ser lo más de lo más y punto -Bono se toca seguro cuando se ve en sus karaokes en directo, si, esos donde como un 75% de lo que se oye no lo hace la banda en ese "directo" por el que se ha pagado una buena lana, el pedazo mierdas-). Y luego esta lo de "las poses", claro... Gentes, sobretodo en el último cuarto siglo con el desborde ya total en los medios  audiovisuales, que se han hecho nombre, y hasta casi leyenda, gracias a los media de tendencias y abrazando "sonidos" y/o "aspectos" pero de los que todavía se esperan -básicamente-  "canciones" y -especialmente- "discos". A Costello lo segundo le pilló ya demasiado curtido y, directamente, resulta justo lo contrario a lo primero...  Costello es el cantante de la rabia, los celos, la ira, el reproche, lo enfermizo y, a la postre, de esa "humanidad" que antes mencionaba. Con los años el cinismo y la ironía fue sustituyendo a sus más beligerantes hermanas pequeñas de los inicios (su primera casi inalcanzable primera década de singladura) y hasta se permite ya de un buen tiempo a esta parte algunas cándidas merendolas silvestres, ensoñaciones y nostalgias varias o caprichos donde, sin más, pueda desplegar sus incontables inquietudes (del country a la clásica de un disco para otro y con la risa). Pero, atención malechores, la bilis está siempre y siempre lo va a estar... de base y presta a saltar desde la maleza  aún cuando menos se espere (antes era un hachazo en pleno occipucio y hoy una frase recargada de doble sentido punzante -toda una especialidad de la que ha hecho arte- sin más, pero que ahí está igualmente). No recuerdo bien donde lo leí pero, desde luego, lo de "el frasco de veneno envuelto en guante de terciopelo" me resulta siempre una de las mejores formas de plasmar el acervo y legado costellero. 


Y a vueltas con lo mismo para despedir ya el asunto (que, en verdad, de este músico creo podría hacer un texto sin cerrarse jamás, en expansión continua, y sin demasiados problemas)... Donde todos los demás -o casi, volvamos a "los grandes" de ser menester- quieren ser el niño bonito, el mírame que soy una star, Elvis Costello ha tejido y acabando por configurar un descomunal monumento de honestidad, certera y desgarrada a la par, sin parangón en el medio que practica. Todo el mundo quiere, queremos, encajar en el tablero. En lo establecido y, básicamente, en lo aceptado. Medrar en base a las reglas que nos son impuestas ya de salida. Este hombre, por sus partes, le ha dado una coz burrera y sin miramientos a dicho tablero... Sin sentarse a  empezar a jugar siquiera y ya desde la tan lejana primera nota de "Welcome to the working week". En adelante y para siempre. Ha abrazado nuestras bajezas e imperfecciones en la sabiduría que son ello, precisamente, lo que al fin nos hace únicos y diferenciables para bien/mal. Esa ha sido su baza. Y con ella, amén de la "minucia" de un conocimiento y arte irrepetible, ha ganado la partida... No hay, al fin, bastantes estrellas en el cielo ni bastantes pulgares para arriba en "las redes" para valorar plenamente y como es debido (y siempre para mi, al menos) a este maestro MacManus que ya no es solo que pueda sentarse en la mesa de "los grandes" sino que, lo mismo e igual, resulta que algunos de esos "grandes" ya no pueden sentarse en la suya...  Único. Genio. Fin. 

7 comentarios:

  1. Me ha encantado esta frase Guzz: Costello me parece el cantante más clara y netamente "humano" que existe.

    Es la mejor defincion que existe.

    El dia 6 lo tendré a dos metros. Cuento las horas.

    Costello for ever.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Podrías llevarte al concierto, aprovechando lo tremendo de la cercanía en esta ocasión, varios folios con mis prefes y se los ibas enseñando fugazmente a modo subliminal mientras va haciendo... Está el con lo que sea y de repente subes y bajas un folio que ponga "watch your step", "waiting for the end...", "Jack of all parades"... a ver si cuela, que será por fondo de armario de cancionero ! Y después me agencio el DVD !

      Qué lo disfrutes mucho ! (y abrazo costellero, claro)

      Eliminar
  2. para mi un genio es posible que haya mucha gente mejor que el pero es el inconformista perfecto. repasar su discografia es hacer un repaso de todos lo estilos posibles y entodos ha dejado su sello

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un guiso a fuego lento con ingredientes mil, de los mejores de los que acaban nutriendo como nada o poco menos, la carrera costellera, si. Ahora lleva un tiempo en modo "americana" y recogiendo todo lo tan bien sembrado con autobiografías, docus y demás... pero, creo e intuyo, que aún le puede quedar al menos un "Brutal youth" o un "Momofuku". Nos debe el disco pop-rock de corte clásico de esta década todavía !... aunque, al fin, por mi siga haciendo lo que quiera que será devorado con frugacidad total, como siempre.

      Abrazo, Bernardo !

      Eliminar
  3. Para mi, es como ese faro musical que si te pierdes te vuelve a poner en el buen camino, y totalmente de acuerdo en lo de su forma de cantar, te lleva siempre donde él quiere

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ni más ni menos ! Costello es un vademecum andante de historia rocanrolera en sus formas más añejas... Siempre lo veo como ese fan de dicha historia que además, merced al talento que atesora, te lo sintetiza todo al dedillo y sin problemas (estamos con un tio que te pasa de Sam&Dave a Parsons, parando en Dylan o los Fab4 -etc- si conviene y tan ricamente)... Amén de (para mi al menos e insisto) un genio en lo musical, también un putas resabido de cuidao, vaya.
      Abrazo, Jose !

      Eliminar