miércoles, 4 de mayo de 2016

THE JAYHAWKS - "Paging Mr. Proust" (2016)

De ya un considerable tiempo a esta parte resulta curioso como, de forma natural y en esto del rocanrol, cuando "un grande" lanza nueva referencia se genera un debate -casi inmediato- durante no pocas jornadas, y desde distintos frentes, por parte de todas las buenas (o malas) gentes que comulgan con el medio. Y ni qué decir, y ya centrando algo el tema y tal, el nuevo y rutilante Jayhawks no iba a quedar exento de ello de ninguna de las maneras... Muy satisfactorio, además y para el caso -desde un punto de vista de sano y jocoso debate, entiéndase aquí-,  el desfile de opiniones variopintas que uno se viene cruzando. Desde la decepción indisimulada, pasando por el quedarse a medias sin rendirse plenamente y/o llegando, finalmente, a la muy alta consideración. De todo que encontramos a colación de éste "Paging Mr. Proust" de Louris y cia. Y antes de seguir, aclaro ya, servidor se cuenta entre los terceros. Todo lo que me han "quitado" los Posies -ver posteada anterior si procede- me lo han traído (sin esperarlo, además) los Jayhawks. Bravo, claro qué si.


Mi relación con los Jayhawks... Contextualicemos que sale gratis, vaya.  Llegué tarde a esta formación. Con la dupla "Sound of lies" y "Smile", concretamente. Con Olson fuera de la ecuación y espoleado por las recomendaciones expresas de los medios "alternativistas noventeros". Y esos discos, aunque indudablemente buenos (o hasta "necesario" en el primer caso, que añadiría), no me atraparon al nivel que logró Tweedy con "Being there" por lo tocante a la cacareada resurrección de americana (cuyos protagonistas principales de hoy son máximos culpables, no quepa duda) ni, por supuestísimo, al nivel de Elliott Smith por lo tocante a la profusión de "melosas canciones bonitas" en carrusel continuo. Con el pasar de los tiempos uno se había medio olvidado de ellos, lo confieso sin problema, y entonces (un glorioso día) sacaron "Rainy day music" ya en los dos miles... Mi tercer disco predilecto suyo y, eso sí, al que más aprecio le reservo siempre en el sentido de que fue el que me procuró, de una vez por todas, "la epifanía jayhawk" (por así llamarlo) que me hizo fijarme ya en este combo de forma seria en adelante y para siempre. Fue gracias a RDM  que descubrí dos de los mejores discos, suyos o de quien sea, que existen en sus formas y maneras habituales ("Hollywood" y, sobretodo, "la hierba verde", cómo no). Esos álbumes son la crema. Sin más. Y eso que los dos primeros aunque buenos (indudablemente) me proyectaron cierta sensación de "vale, muy buenos, pero para esto me pongo a la puta Creedence"...  Y aquí pueden señalar o mentar todos los matices que quieran (que esto es todo mera opinión en definitiva y esta banda es muy -merecidamente- importante para mucha gente). Pero fue con la dupla mentada, y con uno ya acariciando la treintena en aquellos mediados de década pasada (que también debe señalarse, creo yo, porque uno se va dejando de leches con el pasar de los años y cada vez más), donde me percaté de la enormidad de estos músicos. Tanto en composición como en ejecución (putos maestros, sin más). Lo que en "sound" y "smile" más aplaudí, emergió con fuerza en los días de lluvia y, a la postre, se quedaría ya conmigo para siempre con aquel sacrosanto par de benditos trabajos... Ahí ya no es solo la veneración  por Parsons o el propio Fogerty, ojo... Ahí se encuentra la esencia de los queridos Big Star o incluso de "los de la playa" en lo arreglos, la pasión de Neil de playas y óxidos en el transcurrir de las canciones e, incluso, la propia Band me revolotea por esos surcos con la gracia propia de los mismísimos Byrds.  Palabras mayores, no. Pura religión (de la buena, de la que no engaña ni pide nada a cambio) todo ello y en definitiva. Y, lógico, no creo sea lícito poner (por muy buenos sean) a los Jayhawks a la misma altura de todos esos tótems (de la misma forma que no pongo a los cojonudos y añorados Crowes a la altura de los Stones o el puñetero Otis, por ejemplo) pero las influencias son claras... y cuesta mucho encontrar (porque es bastante improbable ello, mayormente) en las últimas tres décadas alguien que las haya honrado (y con ello elevado incluso más si cabe) al nivel alcanzado por los creadores de "Tomorrow the green grass".  Esto es así. 


Y siguiendo desde todo eso, llegamos ahora a un lustro atrás en el tiempo (con la contrariedad perfectamente asumida de ello)... Aparecía "Mockingbird time", el regreso de Olson tras más de tres lustros y el silencio de casi una década roto (al fin) en lo que a obra de estudio de la banda toca... Bien, sin ser el regreso triunfal más allá de toda duda que a muchos nos hubiera gustado, ese disco -de notable... bajo, pero notable al fin- lograba con facilidad recordarnos a todos, en no pocos momentos, lo grande que era este personal a la hora de confeccionar melodías, frecuentemente azucaradas hasta el delirio las veces, de corte clásico (y un "notable bajo" de los jayhawks vale por tantas discografías enteras que nos descontamos, tampoco descuidemos eso). Algo casi sin parangón, en los muy últimos años ya sugeridos y más allá de que Wilco hayan desayunado fuerte con tal o cual canción (Ryan Adams, lo siento y por poner a otro "conocido reconocido" que más o menos se pueda encajar aquí, no juega en champions que se queda en uefa para mi). En cualquier caso, ese trabajo (tampoco debe negarse) dividió un algo a los "fans-añejos-mucho" del combo... Como con el nuevo, si. Del "esto ya no es lo que era" al "siguen siendo los amos en lo suyo", que nos encontrábamos igualmente en esos ya muy plenamente internáuticos tiempos y por doquier. Y ahora, hace unos días, "Paging Mr. Proust"...  Qué también es, para mi, de notable. Pasa que, al tanto y agarrarse, este és "alto"... Y a ello que vamos a continuación.

"No suenan como antes"... "Demasiado producidos"... "Muy planos"... "Ya no hay grandes canciones"... o mi favorito: "La portada es una mierda", etc. Por partes. Como comenté por algún lugar de las redes, despejaría los dos primeros "peros" con un: yo también prefiero con claridad el "Being there" al YHF, pero joder qué disco igualmente. Esto se escuda además en que Louris y cia han tenido el arte y oficio de saber implementar los efectos y licencias de estudio embutidos en unas composiciones pura e innegablemente clásicas (lo que conviene esperar de ellos, vaya). No se han apoyado en ello a ciegas, con ímpetu fanático, sin poner todo lo que podían de su parte (un poco al contrario de lo que han hecho los Posies en su nuevo engendro, también de rabiosa actualidad -muy rabiosa en este caso-). Y se nota. Lo de "la portada" siquiera creo merezca consideración y, finalmente, detrás de lo de "planos" creo que existe una predisposición al "no" insaltable, o bien, una precipitación de pareceres (por no haber dado alguna que otra hora de más de vuelo al asunto) que, en mayor o menor grado, se deja intuir bastante. Pero, ojo importante, conviene recordar ahora que yo estoy "a favor" de lo, casi íntegramente, ofertado con este disco... No duden que encontrarán opiniones, mejores o no pero perfectamente válidas en cualquier caso, que les conducirán por terrenos bien distintos... Casi antagónicos -según donde-, realmente y todo sea dicho. Eso sí, sea como fuere e igualmente, con lo de "ya no hay grandes canciones", y perdónenme ahora por emplear "jerga técnica": los cojones 33 !!


El único problema inexcusable, metidos ya en harina, con éste Mr. Proust (y siempre para mi) empieza y acaba en "Pretty roses in your hair". Cuarta canción del lote y la única que me merece, sin pacatería medie, netamente aquello de "fallida". Floja, destensada, ñoña porqué sí... que no, que no hay por donde agarrarla y punto (esos "pom pom pom" es de lo peor que le he escuchado a esta formación claramente... su único salvavidas posible sería quizá la youngera guitarra distorsionada intermedia en slow burn pero... nada, ni por esas -demasiado tarde y demasiado breve-). Pero, atención malechores, que (ahora ya sí) le toca al resto... O casi. Porque, obviando lo de las pretty roses, cabe admitir que la más justita sería esa segunda "Lost the summer", que sin molestar si puede atravesarse un algo pues, hasta que no se le pilla el rollo a su reverberante guitarra y su medio tiempo continuo que nunca llegará a acelerarse un ápice, pueden requerirse algunos viajes previos varios...  Y hasta aquí las "concesiones" para con sus detractores, en cualquier caso y bien claro quede. La despedida con esa hermana pequeña pero digna de "feel flows" que responde por "I'll be your key" funciona francamente bien. La jam a lo Anastasio con sus Phish -y el Sr Garcia de fondo en la foto- en "Ace" a mi me convence de pleno (algún sonido electrónico o  chime de estudio que pueda darse a mi, por lo puro insignificante a poco se analice, no me logra generar zozobra en el bote y llegamos a puerto sin problema). Mejor incluso "Lovers in the sun" que, candores y melosidades mediante, es como revisitar el todavía relativamente reciente "Fade" de los Yo La Tengo y, atendiendo que ese fue el disco de su año, con eso lo digo todo. Y de lo que queda, con o sin algún ruidito de más o menos, las más movidas o las que proponen un pop más evidente y directo me siguen gustando cada vez más y más... "Leaving the monsters behind" tiene un cierto reverso a lo Fleetwood Mac 75-79 del que me agarro y ya no me caigo ni queriendo; "The dust of long-dead stars" (la más rápida de la colección) me recuerda a esas verbenas que se monta a veces el admirado Sr. Everett con sus Eels cuando se cansa de retorcerte la médula con sus pasajes más sentíos (y otra más para linea); y, claro, a su vez "Comeback kids", con más partes de "producción frunce-ceños" para los fans más cerradamente "countrescos", acabará saliéndose con la suya pues por mucho samplereo -tan fugaz como guarro- le anteceda el playero estribillo es el que és (o que me gusta y punto, si prefieren... y eso que en un hipotético podio hijoputesco de lo que menos me gusta del elepé sería la única que, en un día de esos malos y encabronado, también dejaría subir -aunque siempre en innegociable tercera posición, ni qué decir y tras el par ya explicadas más arriba, a las que por otro lado supera con manifiesta holgura-)... Sin embargo, QUE AQUÍ QUERÍA LLEGAR UNO, el principal trouble que les sobreviene a los tocacoj... a sus detractores, y  a fin de pretender dar la menor validez a sus argumentaciones, son las cuatro que todavía (con toda la sangre fría y puterío) no he referido... Y lo resumo mucho, pero MUCHO, con una pregunta bien fácil y entendible: ¿quién cojones en este planeta puede meter en 2016 cuatro canciones como "Quiet corners & empty spaces" (Nilsson alives !), "Isabel's daughter" (lo que pasa de 1'55" a 2'20" aprox. no es de este mundo y punto), "The devil is in her eyes" (canción del año hasta presente momento y a qué más) y "Lies in black & white" (con todo lo vertido y fijarse, qué curioso, que esta es mi favorita del lote... menudo BANDarra está hecho ud señor Louris !) en un mismo y jodido disco?... Disco del qué, para más narices, parte de sus fanes/simpatizantes echan pestes sin cortarse medio pelo... Eso, piénsenlo un algo siquiera, es calidad -la de la banda- evidenciada a la enésima y lo demás son tonterías. 

¿Recomendable?. No... algo más que eso, incluso. El disco, ya más que concienzudamente asimilado a día presente, tiene unos picos tan -TAN- elevados que pararse en algún escollo (o tres en la más cicatera, amarrategui y mamerta de las cuentas) puntual se me asemeja al crápula al que le regalan un millón de euros y se queja del color del maletín... E insisto, si no hay predisposición ya de salida al que no guste (que "mucha mierda de esa hay" me atrevo a afirmar ya al cierre, y aún con algunas ocasionales disculpas concretas a encaber aquí), esas cuatro canciones por si mismas/solas son tan putámicamente enormes que valen por un camión contenedor de mil ejes repleto de discos enteros hasta la bandera. O mejor: son los Jayhawks y "Paging Mr. Proust" merece llevar su firma. Fin del debate, venga de donde lo haga, y a por él.


4 comentarios:

  1. yeah y amén , hasta la horterada de las rosas en mi funciona, mis Lobos Enamorados dear Guzz!

    ResponderEliminar
  2. Soy de los terceros, y esperaba esta reseña porque sabía que sabrías explicar como nadie lo del cierre en banda multitudinario. Que a mi este disco me gusta hasta en sus puntos bajos. Mucha mierda se ha bendecido por debajo de lo aquí expuesto. Con otra firma en el disco otro gallo cantaría, joer! Que hasta la portsda me gusta. Cuando llegue a casa comparto de alegría. Ole!

    ResponderEliminar
  3. Mi opinion es q no es mal disco mas bien notable con temazos y cosas malas q lo deslucen. Ni ace ni comeback me parecen buenas es mas creo q si las firmara otro grupo no se destacarian. Desde el tercero (los 2 prineros eran de hrupo cirrientito de americana) este es mejor que el anterriir q a mi me aburrio mortalmente. Mejor q el sounds y el resto lo superan de largo . Nitable por q las buens son magnificas. Eso si espwro el directo para prsentarlas como agua de mayo

    ResponderEliminar