martes, 8 de enero de 2019

TERMINATOR 2: EL JUICIO FINAL (1991)

INTRO. Para empezar el año liándola un poco vamos hoy con la archifamosa secuela de Terminator (por qué no). Y liándola, reitero, porque aún siendo una peli apreciable y, sobretodo, muy entretenida, no deja de ser algo que, para servidor, vuela muuuuy por debajo de su ilustre predecesora (sobre la que escribí hace un par de meses aquí). A modo entremés: ¿en qué es mejor T2 a la Terminator original?... 1) Es más espectacular visualmente; 2) Absolutamente nada más, y de hecho queda sangrantemente  por debajo en cualquier otro aspecto a considerar... Y desde ahí sigamos (si gustan, faltaría).

SINOPSIS PRESTADA. Sarah Connor, la madre soltera del rebelde John Connor, está ingresada en un psiquiátrico. Algunos años antes, un viajero del tiempo le había revelado que su hijo sería el salvador de la humanidad en un futuro dominado por las máquinas. Se convirtió entonces en una especie de guerrera y educó a su hijo John en tácticas de supervivencia. Esta es la razón por la que está recluida en un manicomio. Cuando un nuevo androide mejorado, un T-1000, llega del futuro para asesinar a John, un viejo modelo T-800 será enviado para protegerle. (FILMAFFINITY)

A FAVOR. Cameron quería hacer la película más visualmente espectacular, cara y taquillera de la historia. Y dejando de lado lo primero (que por ambigüedad, y manierismos varios a los que se puede abrir el concepto, quedaría ello muy abierto a debate), las otras dos cosas las cumplió con solvencia plena. El film que hace arrancar, más que ningún otro, los dorados noventas para los blockbusters sigue resultando de un vertiginoso incuestionable. El acertado trabajo de la Hamilton y en menor medida el de el a ratos muy ahostiable (porque lo hace bien, no se confundan) Furlong, de la mano con este malo de "blandiblub" y la hierática e icónica percha del ex-senador californiano, se complementan perfectamente en la muy sencilla pero funcional trama dispuesta desde el guión (es lo que tiene escribir para arquetipos andantes con la profundidad de Don Pimpón y sin vergüenza medie, eso también -el robot bueno, el robot malo, la madre coraje y el adolescente insufrible 100% abofeteable... fin-). Troleos al margen, y por antipático nos resulte a algunos el tan mesiánico y frecuentemente efectista Sr. Cameron, si de "cine de acción" puro y duro hablamos, -como subgénero... o a lo "Cannon Pictures", si prefieren- , T2 es un cima infranqueable que no puede dejar de mentarse en cualquier recuento a la sazón mínimamente serio. Particularmente, dicho "subgénero" (y como más se me aleja del concepto clásico de "aventura" -que no es ni será lo mismo jamás- ya ni les cuento) no me interesa mucho: las veo, recuerdo un par de cosillas o tres que me llamen la atención (como mucho), y finalmente las olvido sin pesar alguno se cruce para, más que probablemente, no "re-visitarlas" de nuevo en la vida. Aclarado ello, recordemos: "infranqueable", y aunque solo en "lo suyo" que no "globalmente" (en la historia del medio/arte, para entendernos) sea. O a mi así me lo resulte, vaya.

EN CONTRA. Toda la inquietud, todo el temor (e incluso terror al final) y todo ese estilo "pseudo noir" en lo visual de Terminator se va a aquí a hacer gárgaras. Y sin el menor pesar medie, además. Arnold enamoró a medio planeta a base de "laikis" y "sayonara beibis", al son de los adelantos en efectos especiales dispuestos para la ocasión y las grandilocuentes setpieces de acción urgidas por Cameron. Resumen: T2 mola, pero es el puto Mickey Mouse al lado de la original... La auténtica, la adulta... La buena, qué narices. 

CONCLUSIÓN. En su condición de "film de acción" es de un contundente que no hay cristo le tosa (insistamos en ello). Pura diversión desenfadada y discutir eso es ya pasarse en demasía de repelente (y además, básicamente, resulta poco menos de imposible de argumentar). El problema, ya apuntado, es cuando se quiere hacer trascender al film a "algo más". Porque, no menos básicamente que antes, no lo és. Punto. T2 es puro circo, espectáculo desatado  y, desde luego, un paso de gigante en la evolución de los FX en el cine... Y ahí nos detenemos. De lanza en la tierra en la historia sci-fi por su paso en el séptimo arte nada de nada. El argumento de ésta película está mucho más cercano a algo del tipo "Desaparecido en combate 2" que a las "Metropolis", "2001", "Alien" y demás, donde por supuesto debe incluirse siempre su primera e infinítamente superior parte. No queda otra y sayonara beibis, incluso.

GUZZTÓMETRO:  7 / 10

No hay comentarios:

Publicar un comentario