miércoles, 10 de abril de 2019

THE STONE ROSES - "The Stone Roses" (1989)

Aunque todos los discos editados en 1989 quedan eclipsados en esta casa por el NY de Reed (el predilecto en solitario del genio, nada menos) y, en segunda pero más que sólida posición, el tremebundo "Doolittle" de los Pixies, creo que el álbum sobre el que hoy vengo a teclearles tampoco debiera obviarse a la ligera. Tampoco pienso que tal cosa sea posible habida cuenta su fama... Pero allá vamos de todas formas. 

El estreno de los Stone Roses, amén de magnífico de manera evidente, me merece también un cierto revisionismo desde la perspectiva rockera menos transigente y carcunda. Y entraría aquí, igualmente, lo tan matizable del lugar donde lo aparca recurrentemente la historia... Y me explico. Hay a quien de base les genera esta gente cierta antipatía por su militancia al llamado madchester, su prolongación para muchos de la banda en que se convirtió la de Ian Curtis tras su suicidio o, cómo no, su condición de auspiciadores del brit pop noventero que estaba por llegar... Bien, servidor (y no soy el único ni mucho menos en el orbe) aborrece el rollo bailongo de los Happy Mondays, detesta a los New Order a todos los niveles habidos o por inventar y, a su vez, Oasis me parece algo básicamente insoportable más allá de alguna canción muy señalada (y sólo si me pilla muy de buenas, ojo)... Y asimilado todo ello, les aseguro ahora que el trabajo homónimo de los Stone Roses me parece una virguería insaltable en la historia del medio. Tal cual. Así de rimbombante y categórica que me resulta la cosa.

A lo que nos enfrentamos aquí hoy, por versatilidad, diversidad y alucinante nivel medio de sus temas, es a una de las cimas pop-rockeras jamás registradas en soporte físico. Esto se descubre, explota y revela ya del todo cuando apartamos un poco los tallos más altos del lote y reparamos en lo tremendas, lo magníficas que son también las canciones que no son su emblemática tripleta de arranque o la no menos icónica "made of stone". "Stone Roses" (the album) atesora en su interior, y en muy ajustadas dosis, el lirismo clásico de los Smiths, la épica marciana de unos Chameleons, el reto del ruido domesticado propuesto por My Bloody Valentine y/o sin descuidarse, ya que se ponían, las reverberaciones melódicas de los Jesus & Mary Chain en el proceso. Aquí las guitarras rugen, la base rítmica no da tregua, se para de golpe para un preludio vocal que parece sisado de un disco de Family, aparece un tema "del revés" (y además mola), se cae en una jam hipnótica porqué sí o se aterriza en una melodía del puro beatlesque  porqué también... Todo ello en crudo y sin adulterar. Y da igual al final, que se lo prometo a tod@s, lo simpáticos o repelentes que parezcan a quien sea Brown, Squire, Mani y Reni. El tracklist de su estreno ya ha quedado en mármol -más que en piedra- para la historia. Que nadie se confunda haciendo fáctico hecho de lo meramente opinado en tantos y tantos medios... El "Pet sounds" de los 80, con guitarras y a la inglesa, ¿qué más quieren?. Irrepetible y punto.

5 comentarios:

  1. yo me perdí un poco esta banda y esa movida... pero si recuerdo de ese 89 al Bleach de Nirvana que me gustó bastante y coincido con eso discazos de Reed y Pixies... saludos...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Creo, opinión personal, que si despejas a la banda de su contexto es cuando se puede disfrutar de veras. Este disco es Rock, con sus licencias poperas pero muy alejado del rollo fiestero-tripero de la Factory... No creo que pueda medirse a los otros que también mencionas de Pixies y Reed (o al "Oh, mercy" de Dylan, por igual ejemplo y para no movernos de año, que siempre pienso que es de algo antes y me lo descuido), pero me resulta siempre altamente recomendable. Sin duda.
      Saludos.

      Eliminar
  2. Nunca me he puesto con ellos (sé que suena extraño), pero me tomo tu recomendación como obligación y no terminará el año sin que me haga con él y me lo estudie de pe a pa.

    Abrazos, Guzz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que conviene admitir, a mi me pasa vaya, que toda la mandanga aquella manchestera -y madchestera- que Winterbottom retrató en su peli puede dar, como poco, pereza (a mi me la da, al menos). Pero se insiste que el estreno de esta gente es algo al margen, por lo menos en lo estrictamente tocante a su oferta musical que es lo que cuenta. Hay muchos momentos memorables en él y además es muy variado sin perder nunca la identidad. Gran trabajo.
      Un abrazo, Gonzalo !

      Eliminar
  3. Maravilloso discazo, y ni te cuento los singles que no se incluyeron de la primera época. Abrazos.

    ResponderEliminar