jueves, 16 de mayo de 2019

DINOSAUR JR / "Bug: Live at the 9:30 Club, Washington, DC, June 2011" (2012).

Cómo no va a ser ésta "mi banda" si hasta, a modo clarísimo homenaje por mi recién estrenada paternidad, hicieron de ese 2012 el año de su consolidación ya absoluta tras el inolvidable reencuentro del 2005... No contentos con editar en septiembre el cojonudísimo "I bet on sky", justo el mes anterior aparecía en los comercios del ramo esta decibélica y bendita locura que hoy pretendo acercarles a tod@s: "Bug: Live at the 9:30 Club, Washington, DC, June 2011" (Outter Battery)... Cómo para no "consolidarse", está claro.

Lou, Murph, J y la colección de pedales de J entraron en el apuntado club poco más de un año antes de la edición del disco en cuestión y, por supuesto, la liaron a lo muy burro y sin contemplaciones de ningún tipo. Dando por seguro que el set completo incluía algún corte más (es muy de ellos ese momento de Lou preguntando al personal qué quieren escuchar para atacar a posteriori la "wagon" o "fury" -etc.- de turno), la rodaja en cuestión es lo que vende ni más ni menos. La oportunidad de zambullirse en el legendario "bicho" del 88, a degüello y tal cual. Ni qué decir, estamos ante todo y con esto en una verbena de noise melódico exaltado a la enésima, del caerse de culo y para no levantarse. Da igual que ya sepamos lo que nos espera (respetan por completo el órden del cancionero original), la manera, la furia con que se atacan los temas sumado a la mayor sabiduría de la experiencia en muy determinados y concretos momentos, convierten el asunto en imprescindible para todo fan del trío que se respete ni que sea un algo. Los himnos más evidentes como "Budge", "They always come" o (cómo no) la inicial y eterna "Freak scene" son un sopapo de K.O. insalvable, los vericuetos de "No bones" y "The post" se disponen con solvencia plena y (para no alargar) la pseudo-jam noisy de despedida en "Don't" es el cielo jurásico en la tierra para los acólitos de la forma de entender y ejecutar el señor Mascis las seis cuerdas... Ya puestos, qué narices, tomamos plena consciencia (ya intuible desde el original pero aquí se subraya del todo) de que "Pond song" es/fue ya de alguna manera -por forma y tono- el primer tema de "Green mind", que -por intensidad y variedad- las guitarras de "Yeah we know" son la releche en skateboard y, faltaría, que lo de Barlow en "Let it ride" es ya de lo de "no lo intenten en sus casas"... Háganse con esto, háganse ese favor (que no se les agote) y abusen de ello hasta el puro sangrar de oído. Masacre jurásica. 

(Pd. Reseña del "Bug original" pergeñada en mayo de la pasada temporada y en este mismo espacio aquí)

No hay comentarios:

Publicar un comentario