domingo, 10 de junio de 2018

HOY PRESENTAMOS: ¡ 10 AÑOS DE SUPERVIVENCIA BLOGUERA !


Anuncié, o amenacé (según lecturas), hace unos días y en alguna red social, que para celebrar los diez años de existencia del blog, que acontece hoy en éste mismo 10 de junio, la "entrada conmemoradora" sería la secuela del film "Hellraiser". Y por la sencilla razón de completar la broma, ya que la primera entrada que, por azares de la vida, consta en el espacio desde el mismo día de junio de 2008, és (obviamente) el primer film con Pinhead y toda su camarilla de por medio... Bien, pues no. Les engañé a tod@s (parcialmente sólo, ojo, que el posteo de "Hellbound" será de los siguientes que por aquí se asomen en definitiva). Con las oportunas disculpas, lo cierto es que prefiero, finalmente, hacer el socorrido recuento al uso del espacio, desde la propia perspectiva y como entidad igualmente propia y tal (que la tiene, claro... y aunque le parezca a alguien la mayor hez jamás pergeñada desde que existe internet, que en su derecho está -el muy hijo de puta, que eso también se lo lleva-, la sigue teniendo).

Más o Menos Breve Historia del Blog (que aunque les parezca imposible más pereza me da a mi escribirlo que a uds leerlo... pero allá vamos de todas formas). La principal culpa, ya de entrada, la tiene mi gran amigo el King Nikochan, que "me picó con el tema" por allá las primaveras de hace una docena de años (aquí está su espacio y, en última instancia, si alguna vez durante todo este tiempo se sintieron ofendidos, insultados o hasta agredidos por algún pasaje de los aquí aparecidos, les conmino a tod@s que vayan ahí para pedir explicaciones).  Entramos entonces en una fase inicial tirando a muy dispersa de un par de temporadas, quizá algo menos pero muy poco... Cambios de nombre, de contenidos, ahora hago cuatro blogs, ahora ninguno, me cambio el pseudónimo, vuelvo al de antes... En fin, un pifostio sin sentido y en sesión continua que, por supuesto, terminó por hastiarme lo indecible y hasta el punto de enviar todo el "asunto blogueril" a tomar pol saco. 

Sin embargo, y aquí me pongo un poco épico, un día cualquiera y sin venir a cuento, el tema resurge cual Fénix (un Fénix más bien escuchimizado y hecho mistos, sin duda, pero Fénix al fin) al adaptar a éste medio el acervo y proceder de unos de mis grandes ídolos: ¡la Velvet Underground!... Sí, tiene cojones la cosa... Me dí cuenta entonces que los palos en las ruedas, en mi caso, era el "granelismo" desatado. Por manera de ser uno, rindiendo pleitesía eterna al caos y el absurdo (conceptos que amo sin reservas), necesitaba una bitácora de lógica o, cuánto menos, esbozo de la misma. Por ello, como mis ídolos rockeros de la big apple, decido en un momento dado empezar de cero. Desde la hoja desnuda, el lienzo en blanco o el cacho mármol sacado de la cantera así a lo tocho... "Reescribiré la historia del medio, en base a mi "talento y estilo particulares", y seré adorado por cuatro chalaos igual que yo en vida pero, cuidado, la crítica me venerará a partir de cierto momento futuro y ya para siempre", que me dije... Vale, ok, estoy fracasando mucho. Se acepta. Pero tampoco es que los de la Velvet nadaran en bañeras de mithril cuando estaban en activo, joder... Tiempo al tiempo.

En fin, aprovechando que ni alcanzando el don (o maldición -para mi don, ojo-) de la inmortalidad uno jamás sabría feacientemente si en última instancia prefiere el mundillo del Cine al del R'n'r o viceversa (como las mejores y más satisfactorias maneras, y sin parangón posible, de pasar por la vida ésta en cuanto a los momentos de ocio para con uno mismo), tiro por la de en medio y escojo lo primero, por el infalible sistema del "porque por ahí me dio"... Y esto empezó a crecer lo indecible, por supuesto: venían de Las Vegas a ver el espacio; jóvenes bloggers anclados continuamente a la puerta de mi casa clamando para que les diera consejos; drogas a mansalva; bebercio desmedido; orgías a todas horas... Lo acostumbrado, vaya.  En paralelo a ello, y horadando un poco en lo que sería la realidad y tal, lo  cierto es que el tan básico "película x entrada" me facilitó una estructura en la que, ni tan siquiera yo, tenía mucho margen para cagarla. Con el tiempo, eso sí, poco a poco la otra devoción de la casa (la musical) se fue haciendo su hueco, que no quedaba otra (y, mayormente, cambiando films por elepés y "santaspascuas" -"tu no te compliques y para adelante", que me autoapostillé ahí-), y ya desde hace bastante, dicho formato se limita a un 50-50, repartido entre sendas disciplinas (con alguna parada muy concreta, y a modo excepción, para abarcar algún que otro ámbito artístico diferente).


Y todo esto se acabaría ya aquí si no fuera por una cuestión ya anteriormente más o menos esbozada. La cuestión de que soy un rato cretino, claro. Que si se admite no exonera pero un algo siempre te tranquiliza, quieras que no. Vamos, que en determinado momento empecé a hacer el capullo gratuitamente con cosas "fuera de contenido" (y fuera de alguna que otra "sección" que a veces añoro y que espero ir recuperando en algún momento futuro, como los "vs" o las "propuestas chungas del mes") y el espacio se me empezaba a torcer, e irremediablemente, ya un poco más de lo que quisiera... Llegados a ese punto, decido en otro momento dado (soy bastante de "momentos dados", si) empezar a pulir el espacio de la farfulla generada, a podarlo como un monje trapense al bonsai heredado de su abuela, y al fin, dejar solo lo que, en base a cuentas propias, denomino como "contenido". Esto és: películas, discos y cosas que giren sobre películas o discos (con las tan contadísimas excepciones ya también apuntadas). Fin. Me cargo pues, y sin miramientos, un montón de "entradas-parida", poco menos de 200 (perfectamente prescindibles todas ellas), para volver al status quo (banda que no me gusta mucho, la verdad -de hecho, lo mejor que se me ocurre comentar de ellos sería lo de: "bueno,por lo menos no son los putos Scorpions, que me dan un ascazo del morir"-). Además, que no todo iba a ser un mar de lágrimas y arrepentimientos esto, faltaría: acude el mundillo del Fb al rescate.

Sí, amigos. Resulta que la famosa red social me permitía, y permite, dar rienda suelta a todas esas cosas más, póngamos, "casuales" que me hacen gracia (sin más) o que me pueden saciar de forma mucho más esporádica. Ello, por supuesto, repercute aquí directamente en forma de una todavía menor profusión de posteos  (ya vendrán pastos más verdes, si media salud y oportunidad -ya hace tiempo, que creo está claro además, dejé de agobiarme con ello-). Pero, importante, tampoco "mancha" y me resulta a su vez necesario (ya que permite que no me quede según qué cosas dentro -que después sufro demasiado y eso-). Por si fuera poco, y esto ya sería lo mejor de todo (y muy claramente), resulta que, por aquello del fluir natural de las cosas, un gran número (que no todos) de "colegas blogueros", los héroes, los pioneros... los que nadamos en el "flow" (qué cojones) y que nos conocemos desde ya hace bastantes años, en mayor o menor grado (y perdonad que no personalice dado que sería ello una invitación al pecado por omisión completamente irremediable), fuímos a parar también allí.  Al puñetero Fb, me se entienda, claro. Todo son ventajas, al fin y como dice el anuncio.

... Y ya estaría el tema. Para terminar, solamente enviar un muy fuerte abrazo a tod@s los que han decidido perder su tiempo (y por fugaz o escueto haya sido éste) leyendo cualquier martingala sita aquí,-en ésta "su cochambra amiga"-, durante toda ésta década y, ya puestos, decirles un par de cosas postreras: a) Lo siento mucho, joder; y b) Muchísimas gracias.

5 comentarios:

  1. Pues un montón de felicidades, amigo. Eres un espécimen esencial en la blogosfera y en esa mediocridad llamada Facebook de la que todos tiramos en mayor o menor medida. Qué haríamos sin ti, querido Guzz. Gracias por tus textos enmarañados, por tu sentido del humor y (en mi caso) por tu apoyo. En breve, además, aparecerás en mi blog disertando sobre el mismo.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Felicitaciones son pocas por mantener este espacvio durante tanto tiempo. Sois un Titan

    ResponderEliminar
  3. ¡Zorionak!... habrá que darle las gracias a Nikochan. Seguimos desde la distancia tus peroratas y por lo general las disfrutamos. Que viva Allen. Que diez años son diez años...
    Abrazos.

    ResponderEliminar
  4. Felicidades muchachote!! Diez años para mi inconstancia es un reto, y para quienes creen que la perseverancia de las modas solo ha de durar un chas!! Un consuelo leer y constatar nuestras pasiones.

    ResponderEliminar
  5. Diez años manteniendo el tipo es digno de conmemorar.
    Enhorabuena. Y gracias.

    ResponderEliminar