miércoles, 17 de julio de 2019

ROCK AGAINST LA CANÍCULA (VII)

Cap. 7: "Fakebook" (1990) / YO LA TENGO 

Si bien es cierto que, en propiedad, "Fakebook" no es un disco de versiones íntegro (hay cinco piezas originales -revisitadas o no- dentro de las dieciséis que lo componen), no me arredra en absoluto llegada la hora de señalarle como el elepé de versiones ajenas favorito. De siempre y de la mano (en indisoluble empate eterno y eso sí) con el noventero "WGW" de Dylan, ya puestos a puntualizar del todo. "Fakebook" pilla a Ira y Georgia en aquel breve impás de los primerísimos noventa, justo antes de la llegada de James McNew (y con ello la encarnación ya definitiva y legendaria del combo) y si bien la elección de propuesta -un disco de covers- podía extrañar y dar síntomas de debilidad (más con la marcha del 33% del line up y la sombra de un disco magnífico como fue "President Yo La Tengo" que no encontró repercusión más allá de la crítica más especializada y sesuda de la época), el tiempo acaba por arrearle el consabido par de sopapos que tantas veces merecen apariencias y apriorismos... Hoy "Fakebook" es un discazo, Yo La Tengo una banda de la vida y, estaríamos buenos, la versión (definitiva) de su "Did I Tell You" un tema fraguado en otra galaxia.  

Y qué decir a estas alturas de comedia sobre la elección de temas ajenos atacados: héroes más o menos ignotos del folk pretérito, alguna banda pseudo olvidada pre-british invasion, el guiño a ese personaje interdimensional que responde por Robert Jonhston y (rescates de "rarezas" al margen, ojo), claro... Festival de Tom y Jerry total: Gene Clarck, Cat Stevens, Flamin'Groovies (vaya "you tore me down" se marcan los puñeteros, por todo lo sagrado y lo qué no), NRBQ, Kinks, John Cale... Todo con esas voces angelicales de los Kaplan que, sin saberlo entonces, estaban destinados a dispensar una de las secuencias de elepés más diversa y necesaria de la década que recién se estrenaba. Maravilloso trabajo de los que te engañan hasta ponerte en paz con todo, a modo pomada hasta en el más jodido de los días y aunque por un breve instante sea, y a qué más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario